El Reciclaje y el ambiente saludable

Por: Comunicador social -

Los consumidores tienen derecho a un ambiente saludable, que es reconocido como un derecho humano universal.

Las actividades de consumo tienen un efecto en el ambiente en que vivimos, lo que implica que debemos asumir las responsabilidades correspondientes, para evitar que estas acciones comprometan las opciones de las generaciones futuras.​

Publicidad

Actualmente, existe la Ley 187 de 2 de diciembre de 2020 que regula la reducción y el reemplazo progresivo de los plásticos de un solo uso, cuya finalidad es promover e incentivar de manera transversal el desarrollo sostenible del país, reduciendo y reemplazando la utilización de productos plásticos de un solo uso por alternativas sostenibles y de menor impacto negativo sobre el ambiente y la salud.

Esta ley establece el reemplazo progresivo de los artículos de plásticos de un solo uso, como los hisopos plásticos para el oído, cobertores para ropa de lavandería, empaques para huevos, revolvedores desechables, varillas para sostener globos, palillos para dientes, carrizos, palillos cocktail de plásticos, palillos de caramelos, anillos para latas y platos desechables por productos manufacturados con materiales reutilizables, reciclables y biodegradables. Se prohíbe el reemplazo de plásticos de un solo uso, por opciones etiquetadas como plástico degradable o biodegradable, bioplástico, bioenvasado o cualquier otro plástico diseñado para un solo uso.

Esta ley tiene tres fechas de aplicación, iniciando a partir del 1 de julio de 2021. Según el artículo 15, las entidades que serán responsables de su fiscalización y cumplimiento son la Autoridad Nacional de Aduanas, la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, los ministerios de Salud y el de Ambiente.

Se espera que esta legislación como la Ley 1 de 2018, que promueve el uso de bolsas reutilizables y prohíbe el uso de bolsas plásticas con polietileno, sea exitosa y ayude a la eliminación del plástico, reduciendo así la contaminación ambiental en beneficio de todo el país.

Reducir, reutilizar y reciclar, las famosas tres erres son la norma básica del consumo responsable. Se trata de reducir el consumo y la cantidad de residuos que producimos, y preguntarnos ¿de verdad necesitamos esto?; reutilizar los objetos para alargar su vida útil tanto como podamos; por último, reciclarlos cuando ya no nos sirvan.

La sociedad debe ser consciente, que las iniciativas para la protección del ambiente conciernen a todos, y que es necesaria una labor conjunta de todos para garantizar a las generaciones futuras un entorno adecuado y los recursos naturales suficientes, que les permitan mantener niveles de calidad de vida aceptables.

Contenido Premium: 
0