Entre lo justo y lo correcto

Por: Por: Roger Armando Barés Cano Presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares PROPAFA -

Entre lo “justo y lo correcto, no cabe nada incorrecto”. Hace algunos años atrás, un gran amigo y mi superior, el Teniente Coronel Virgilio Mirones Pinzón (q.e.p.d.), utilizaba estas sabias palabras, que hoy en día pongo aquí para señalar cosas que acontecen en el ámbito nacional y en este momento de pandemia mundial por COVID-19, en el que nuestra nación no está exenta de este virus.

Nos encontramos en una situación extremadamente delicada. Por ello, debemos estar atentos en cuidar nuestra salud. El gobierno actual tiene la obligación de cuidar a sus nacionales y residentes en nuestro país, actividad que la está llevando adelante MINSA y la CSS.

Publicidad

Ahora, entramos en los casos de supuesta corrupción, de sobrecostos y compras con precios excesivos, que se plasman en los medios de comunicación, en las redes sociales y en declaraciones en las televisoras. Pero nadie presenta pruebas, el caso de la CSS, sobre un eje integrado, en el cual está incluida la compra de medicamentos (hacemos la pregunta directa), ¿dónde se van a adquirir los medicamentos?, la receta electrónica, la distribución, más la entrega final, asimismo los insumos, con ello se acaba el desabastecimiento, eso dice la empresa INTERMED de México. Si se siguieron todos los trámites de dicha asignación que establecen nuestras leyes, aun así, por los señalamientos, es importante, que se den las explicaciones correspondientes. De igual manera en el caso de los ventiladores, del gel alcoholado y las mascarillas, entre otros.

Debido a todos estos casos y más, es importante, la intervención del Procurador de la Nación, el Procurador de la Administración y otras entidades. Ahora hay un nuevo viceministro de la Presidencia, el Licenciado Carlos García, una persona de mucha experiencia y de una trayectoria impecable y debe quedar claro, que “nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”. Lo doloroso de todo esto, es que ha sido en un momento, donde el pueblo panameño está pasando por días y semanas muy difíciles, especialmente aquellos que nada tienen y los que han tenido trabajo y hoy no lo tienen, los que hacen trabajos eventuales, los buhoneros, los vendedores de raspado, chichas, empanadas, los canillitas y lo peor, las personas y familias que no han comido aun.

¿Dónde están las organizaciones de Derechos Humanos, de los pacientes y los politiqueros?, que en la campaña política visitaban todos los rincones de la geografía panameña, ¿dónde están los mercaderes de la mentira?, no todo es el gobierno, ya que la plata que el gobierno utiliza es del Estado, que somos nosotros mismos. Hace dos meses, sabemos que hay héroes y gente arriesgando su vida, por otros, en todo el país. Oremos por Panamá y el mundo. Esta pandemia nos hará cambiar, con la esperanza de que no volvamos a cometer los mismos errores, y no acabar con lo que Dios nos regaló, el planeta. “Entre lo justo y lo correcto, está la justicia y la verdad” ¡Háganla valer, por Dios!

Contenido Premium: 
0