Block title
Block content
Block title
Block content

Fácil

Por: Milcíades Ortiz Catedrático -

Hay personas que les es fácil echarles la culpa de la mala conducta de otros a sus padres. Además, si el delincuente viene de un hogar incompleto (“disfuncional”) se considera esta realidad como justificadora de la mala conducta. En esta actitud caen hasta expertos de las Ciencias Sociales. Sin embargo, un análisis de la Sociología de la Familia rechaza tal situación. En Panamá y otros países existen numerosos ejemplos de maleantes que tuvieron hogares formados y con valores. Añada casos de excelentes personas profesionales cuyos padres violaron las leyes y hasta estuvieron detenidos.

¿Cuáles son las causas de la delincuencia? ¡Varias! Pero la más importante es la falta de valores e irrespeto hacia las leyes de la sociedad. Estamos de acuerdo en que “quien la hace debe pagarla”. Por eso no respaldamos una justicia panameña “blandengue”, que permite al delincuente disfrutar de los beneficios que solo deben tener aquellos que cumplen las leyes. Hemos convertido en un relajo eso de país, provincia y casa por cárcel. Panameños y extranjeros decentes tenemos que compartir este hermoso país. Pareceré anticuado, pero me choca caminar por mi patria y encontrarme con maleantes “hijos de la cocinera” o de “cuello y corbata” que se burlan de la justicia.

Publicidad

Sin mencionar nombres ni apellidos, señalaremos ejemplos panameños que demuestran que por lo general no siempre los padres tienen la culpa de lo que hagan sus hijos, ya sea bueno o malo. Recuerdo al honesto inmigrante que hizo de Panamá su Patria, trabajando en forma ardua y honesta. Uno de sus hijos con educación, fue un conocido falsificador de billetes de lotería. Un sicario, que se jactaba de haber torturado y matado a enemigos de la dictadura pasada, tenía como hermano a un destacado religioso. Un empresario respetado, tuvo dos hijos que cuando manejaron sus negocios estafaron en varios millones de dólares a un grupo de panameños.

Exfuncionarios acusados de corrupción, descienden de familias de gente honesta y respetada. De hogares fundamentados en valores religiosos, salieron pedófilos y violadores. Políticos que se destacaron por su integridad pasaron la vergüenza de que alguno de sus hijos fueron chanchulleros. ¿Por qué ocurre esto? Pienso que el hombre es el responsable de vivir bien o mal…

Block title
Block content
Block title
Block content