Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Incomodidad

Por: Por: Milcíades Ortiz Catedrático -

La dama que tiene recursos decidió viajar al exterior para no tener ninguna incomodidad con la Jornada Mundial de la Juventud. Ella no es la única que ha tomado esa decisión. Varios panameños de la ciudad han hecho arreglos para estar en remotos pueblos del interior para esas fechas. Aunque el evento tenga una gran importancia en el mundo católico, y pondrá a Panamá en las noticias internacionales, varios compatriotas temen que afectará sus vidas.

Puede darse una escasez de alimentos, combustibles, y peores problemas en el transporte. Hablan de un enorme colapso en los celulares, al saturarse las líneas con los aparatos de los peregrinos. Ir a ciertos restaurantes puede ser incómodo, ya que habrá decenas de visitantes en las filas. Ecologistas indican que más de un millón de botellas plásticas quedarán regadas por varios lugares. Decenas de miles de personas de otras “religiones” no respaldan esta actividad. Añada los que temen que puedan llegarnos enfermedades extrañas, a pesar de las campañas de vacunación.

Publicidad

¿Tendrán suficientes servicios higiénicos portátiles para las necesidades del cuerpo de tanta gente? Recuerde que en tiempos normales, a los que vivimos en la ciudad nos es difícil conseguir que presten servicios higiénicos en establecimientos. No hemos podido controlar la basura. ¿Ocurrirá ese milagro cuando haya decenas de miles de visitantes? Agua. Puede hacer falta en algunas partes al aumentar el consumo. Esperemos que las potabilizadoras estén en capacidad de aumentar su producción.

Sobre las libertades ciudadanas, algunos consideran que pueden ser restringidas para que no afecten la Jornada. Ojalá no se decrete un disimulado estado de sitio, que prohíba manifestaciones y cierres de calles… aunque las autoridades hagan todos los esfuerzos por garantizar que los que lleguen son peregrinos, existe la posibilidad de que se cuelen algunos infiltrados. Ellos pensarán que pueden aprovechar el acontecimiento para cometer fechorías. En la actualidad no se pueden controlar los robos y asaltos. Puede ser que estos delitos aumenten, ya sea por maleantes panameños o falsos peregrinos. Hay la posibilidad de que algunos visitantes quieran quedarse en este país de las maravillas.

Claro que la Jornada será una inyección económica para el país. Pero hay sectores como el comercio que pueden verse afectados. (Ojalá el santo padre haga el milagro de que todo salga bien...).

.

Block title
Block content
Block title
Block content

Empieza y termina el día informado.

Regístrate para recibir nuestro Boletín del día.
critica
Block title
Block content
Block title
Block content