Block title
Block content
Block title
Block content

Infiernillo político

Por: Ramón Jiménez Velez -

Bueno, bueno, los hechos públicos ocurridos con las explosiones de violencia por grupos organizados presionando políticamente sobre propuestas legislativas del gobierno que obligaron a este suspender las mismas y reprogramar, ilustran debidamente la relación de gobierno y opinión pública.

Por cierto, la opinión es un asunto interpersonal, o sea la idea que nos formamos de algo y puede motivar nuestra conducta, dependiendo del nivel o grado de afectación y relevancia que tiene el asunto para nosotros.

Publicidad

De paso, la opinión puede ser gaseosa (efímera) líquida (variable) o sólida (arraigada), de acuerdo con nuestras vivencias, intereses, relaciones, ambiciones, rechazos o ideales.

En cuanto a la formación de opinión pública no interviene la línea familiar (es intrapersonal), sino está concentrada principalmente en los medios de comunicación social, pues las personas tienen más información a través de estos y las actuales redes sociales, no solo con la información sino con la discusión y la especulación, incidiendo en los actos políticos.

Por regla general la gente no tiene ninguna opinión importante y profunda sobre las cuestiones políticas. Respecto a esto las autoridades pueden no estar conformes con las opiniones de las personas, las cuales pueden estar divididas partidaria o ideológicamente que se transfieren a inclinar y determinar su comportamiento favorable o de rechazo, cívico o violento.

Puede convertirlo en simple ejecutor (participación pasiva) en activista (actúa dentro de los movimientos sociales) o en contendiente.

Por supuesto que la opinión pública cambia con el tiempo y puede ser objeto de deserciones, al ser más un juicio de valor que de hecho. No necesariamente conduce a la verdad aunque expresa una actitud crítica (si es racional y está informada), siendo un ente fuera del gobierno al que trata de controlar su política.

Por ello puede corromperse por el despotismo de las mayorías, por la manipulación mediática o de grupos de poder o por el conformismo de las masas.

Definitivamente son los medios de comunicación de masas, en sus versiones informativas de opinión o en sus programas de debates, la fuente primordial para conocer o enterase de las noticias políticas.

Sin embargo es una comunicación lineal (no hay retroalimentación por participación abierta del público) excepto en los programas abiertos a todo tipo de participantes.

El filósofo inglés Herbet Spencer, escribió: a fin de cuentas, la opinión está determinada por los sentimientos, pero no por la inteligencia.

Bueno, eso es todo por hoy, pero tranquilos que el próximo jueves habrá más.

Block title
Block content
Block title
Block content