Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Inversiones bajo la lupa

Por: Carlos Christian Sánchez Columnista -

A pocas semanas de que asuma un nuevo gobierno, la atención pública se centra en las maniobras sospechosas para beneficiar intereses de algunos cocotudos. Mientras unos lamen las heridas, tras el hundimiento del Varelismo, otros se frotan las manos por entrarle la mano al pastel del Estado.

Panamá está en el ojo de las calificadoras internacionales, las cuales han colocado un buen puntaje a nuestro país, pese a la incertidumbre del cambio de administración. Sin embargo, la seguridad jurídica de las inversiones realizadas, en buena lid y la adjudicación de proyectos a empresas investigadas en el extranjero, generan dudas sobre el manejo de la cosa pública.

Publicidad

Por un lado, es de suma preocupación de que se mantenga en el limbo el estatus de la empresa Minera Panamá, la cual ha realizado una enorme inversión en Colón y se pretenda, a última hora, imponerle restricciones o modificaciones a su contrato, porque algunos allegados a la nueva administración quieren hacer su fiesta en el negocio de extracción de cobre.

Para nada es bueno que Nito Cortizo diga que va revisar el trato de Minera Panamá y deje en ascuas semejante inversión, cuando dicha empresa ha invertido más de seis mil millones de dólares en obras, se pierdan más de 16 mil empleos y unos mil proveedores panameños corran el riesgo de desaparecer sus ingresos. Si hay algo bueno en desarrollo, ¿por qué frenar ese proyecto que beneficia al país?

Todo lo contrario es el asunto de la extensión de la Línea Uno hacia Villa Zaita. Es increíble que el Metro de Panamá no se haya percatado de que uno de los competidores para adjudicarse esa obra, esté en el ojo de la tormenta en España. Tan grande fue la polémica por la oferta irrisoria dada por los ibéricos, que no tardaron las reclamaciones y Contrataciones Públicas tuvo que suspender el proceso de licitación.

¿Acaso no aprendimos la lección de lo ocurrido en la ampliación canalera, cuando se otorgó a una empresa como Sacyr – GUPC semejante responsabilidad, retrasando por varios años la obra por los reclamos y la mala administración? Ojalá no cometan el error de adjudicar a otra empresa española de dudosa procedencia, el tramo hacia Villa Zaita. Paciencia y prudencia.

Estaremos vigilantes sobre el destino de la inversión de minera en Colón y la polémica extensión del Metro en Línea Uno. Recuerden, la seguridad jurídica es prioridad, pero igual el bienestar de todos los panameños. Larga vida y prosperidad para todos. Saludos, amigas y amigos...

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content