Block title
Block content
Block title
Block content

Marginales

Por: -

Más allá de las desafortunadas palabras del director del Idaan, en la que calificó de “marginales” a la inmensa mayoría del pueblo panameño, que utiliza piscina inflables, la verdadera dimensión de lo dicho del funcionario es su supina ignorancia de la problemática que enfrenta la institución que dirige.

Pretender reducir el problema de la falta de abastecimiento de agua a la existencia de piscinas populares en las barriadas de clase media y baja del país, además de tener una clara connotación clasista y ofensiva, refleja una ausencia de sensibilidad social y falta de compromiso hacia el pueblo que diariamente sufre por la falta del vital líquido.

Publicidad

La presencia de De La Iglesia al frente del Idaan no ha significado ningún cambio positivo en la institución que redunde en la mejora del servicio, al contrario, se ha profundizado la carencia de suministros en comunidades enteras, que diariamente salen a protestar por este motivo.

Lo único relevante -y por lo negativo- es la propuesta de entregar más de $60 millones a una empresa extranjera dizque para que haga un estudio de la situación de la institución y sus propuestas de solución, alternativa que tiene todos los visos de un negociado, en el que como siempre algunos se llenarán los bolsillos.

El Idaan no se creó para ser una institución de lucro, sino para brindar un servicio público, es cierto que la ciudad ha crecido y las necesidades de la población también, pero si se hubiera tenido al frente gente inteligente y dispuesta a trabajar por el bien común, estamos seguros de que el Idaan rendiría un buen servicio al país.

Como ya el Gobierno, mediante un comunicado, le sacó la tabla, como decimos en buen panameño, a De La Iglesia, lo más recomendable es que este funcionario renuncie por notoria ineptitud al frente del cargo.

Block title
Block content
Block title
Block content