Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Maten al mensajero

Por: -

La interposición de una millonaria demanda civil de un comisionado policial en contra de una periodista y un canal de televisión local es, para decirlo sin ambages, un vulgar ataque al ejercicio de la libertad de prensa y del periodismo.

Esta acción civil es tan enrevesada que seguramente no encontrará eco en los tribunales, toda vez que a primera vista se nota la temeridad de la acción y un claro abuso del derecho de litigar del abogado del policía, ya que tanto el canal de televisión como la periodista solo transmitieron una entrevista en la que un tercero, haciendo uso de su libertad de expresión, vertió una serie de conceptos que a él le tocará probar.

Publicidad

El medio de comunicación, como su nombre lo indica, es el medio para la difusión de un mensaje, lo que se hizo bajo la premisa de permitir e instar a la otra parte a que participara y diera su versión de un hecho de relevancia social, tomando en cuenta que el protagonista es un comisionado de la Policía Nacional al que se le hacen cargos por supuestas conductas reñidas con el reglamento de la institución.

No existe ni en el medio de difusión ni en la comunicadora un “animus injuriandi”, ya que solo presenta los hechos con objetividad y de manera respetuosa, dándole a la otra parte la oportunidad de hacer sus descargos.

El medio de comunicación es el mensajero de la noticia de interés público. Ejercer una acción punitiva contra el mensajero equivale a atacar el derecho a la libertad de prensa.

Pero que no se equivoquen los verdugos de la libertad de prensa. No podrán, como decimos en buen panameño, “meterle los pelos pa’ dentro” al buen periodismo. La sociedad entera repudia este proceder malsano de amedrentar con demandas a los periodistas.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title