Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Oportuno llamado

Por: -

El llamado hecho por la Cámara de Comercio de conformar un frente que garantice la salvaguarda de las instituciones nacionales, debe ser atendido con patriótica premura por todos los sectores de la vida nacional.

Los hechos ocurridos la semana pasada que involucran a dos altos personeros de la administración de justicia en Panamá, cuyos “dimes y diretes” han derivado en un repulsivo “patio limoso”, indigno de la investidura que ostentan, no pueden ser ignorados por la sociedad panameña.

Publicidad

Proporciones guardadas, el escándalo de Porcell y De León, en que la justicia panameña ha quedado en entredicho, debiera haber generado una ola de indignación nacional, tal como sucedió en junio de 1987, cuando un exmilitar reveló los entretelones del régimen dictatorial y su papel en el fraude electoral de las elecciones de 1987, que le dieron el triunfo al candidato de los cuarteles.

En aquella ocasión, centenares de panameños se levantaron en protesta, ante las escandalosas revelaciones, en contraste, hoy, con las tímidas manifestaciones de algunos sectores, ciudadanos, que no encuentran más eco, que solo el limitado sector en el que interactúan.

Así, como en 1987, fueron los gremios empresariales y profesionales, los que despertaron al panameño de la abulia imperante y se conformó la Cruzada Civilista Nacional, como organismo cívico, pacífico, pero de lucha por las libertades públicas, es necesario que los otros gremios atiendan el llamado de la Cámara y jueguen su papel como lo hicieron en 1987.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title