Otro cuento italiano

Redacción

En la telenovela italiana ahora viene un nuevo cuento: la supuesta investigación del mandatario Ricardo Martinelli por presuntamente extorsionar en pro de la donación de un hospital infantil para la ciudad de Santiago de Veraguas.

Son los mismos actores, pero ahora con nuevo libreto.

Resulta risible alegar extorsión a la empresa Impregilo para que construya un hospital, cuya donación fue prometida en su momento por el gobierno italiano.

El que un tercer sujeto invente situaciones como el afirmar que de no darse la donación el Ejecutivo panameño iba a afectar la participación de Impregilo en la construcción del nuevo juego de esclusas del Canal, es desconocer el funcionamiento de la administración de la vía acuática, donde la injerencia de otras instancias gubernamentales es casi nula.

De igual alegar perjuicios a Impregilo en su interés de construir el Metro, se estrella contra la realidad de una licitación basada en factores en que la evaluación técnica tenía un valor de 65 por ciento y la oferta económica 35. El consorcio Odebrecht-FCC le sacó una ventaja de casi 200 puntos a los italianos en el renglón técnico.

Sin duda que hay un interés para tratar de provocar rebotes noticiosos para tratar de afectar la candidatura del oficialismo, que se perfila triunfadora en los comicios de mayo próximo.

Resulta infantil pensar que se aduzca extorsión de algo que sería donado. ¡Por favor, los panameños no se tragan el cuento de que los perros se amarran con longaniza!