Block title
Block content
Block title
Block content

Política del avestruz

Por: -

Frente a la tensa situación política que vive la provincia de Colón, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, ha preferido moverse a un costado y no asumir una posición de liderazgo cónsono con el cargo que ocupa.

Tal postura resulta, por decir lo menos, curiosa, ya que recientemente el mandatario con voz enérgica le recordaba a ‘un grupito de diputados’ y los ‘que irresponsablemente cierran calles’, que él era el presidente de la República y haría valer la autoridad de su cargo.

Publicidad

Empero, con la provincia de Colón en pie de guerra, el mandatario ha preferido ensayar la política del avestruz, y mandar por delante a funcionarios de inferior rango a dar las explicaciones y justificaciones ante la opinión pública, antes de salir él al frente de la situación.

No sabemos si es timidez, vergüenza, prepotencia, indiferencia, todas estas razones juntas o ninguna las que gravitan tras la conducta de Varela, pero lo cierto es que a él y solo a él le toca dar la cara y tender la mano al diálogo.

Es urgente y necesario que el presidente vaya a Colón, encabezando una comisión de alto nivel que atienda de una vez por todas los problemas que motivan la protesta.

Señor presidente, los colonenses y el pueblo panameño desean que usted se ponga al frente del problema y plantee alternativas de solución. Eso es lo que hace un líder responsable; no deje que la crisis tome cuerpo, y fuerzas extrañas se aprovechen para obtener réditos políticos de la genuina problemática de los panameños olvidados de la Costa Atlántica.

Block title
Block content
Block title
Block content