Reto, ¿lo asumes?

S e inició la Semana Mayor, con el Domingo de Ramos y la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Es un periodo de reflexión sobre

Yadira Roquebert Yadira Roquebert

S e inició la Semana Mayor, con el Domingo de Ramos y la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén. Es un periodo de reflexión sobre la vida y obra del salvador del mundo, ese ser que, a pesar de los años se mantiene a nuestro lado, cuidando cada paso que damos y escuchando nuestros pedidos.

Este año, el periodo coincide con las postrimerías de una administración de gobierno que inaugura obras y proyectos, que hacen de mi Panamá, el país de las oportunidades, un ejemplo de desarrollo para la región y el mundo entero.

Así como entró Jesús a Jerusalén, con humildad y mansedumbre, así mismo deben entrar todos los panameños a hacer uso y disfrutar de las obras recién inauguradas. La perseverancia y el cumplir la palabra empeñada lograron culminar los proyectos que se entregan a los panameños.

Han transcurrido cinco años desde que se inauguró el proyecto Cinta Costera en su primera fase, una obra que le dio otra cara a la Avenida Balboa, con su exuberante vegetación, áreas de recreo y atractivo turístico, dio paso a una segunda y tercera fase, que cambia por completo una región, le da oportunidades al microempresario y honra a los poetas.

Recorrer esta tercera etapa del proyecto Cinta Costera de día es una maravillosa experiencia, con paisajismos espectaculares; y de noche, mejor aún, el juego de luces, la arquitectura puesta de manifiesto y la proyección hacia los edificios de la Avenida Balboa y Paitilla, nos trasladan hacia la ciudad de Nueva York, donde no hay nada que pedirles a los rascacielos de Manhattan. Definitivamente que a este proyecto se le debe dar continuidad, y corresponderá al próximo gobierno analizar la posibilidad de extenderlo hacia el Causeway de Amador.

Ahora bien, surge un compromiso para los residentes del corregimiento de El Chorrillo, les corresponderá conservar este proyecto de recreación y turismo que está bajo el mantenimiento del MOP y hacer de esta área lo que es la fase una y dos, un atractivo nacional. Con la apertura este fin de semana, fueron injustas las infracciones que se aplicaron por mal estacionamiento, se hace necesario un ordenamiento vehicular y policías que orienten a los visitantes que asisten deseoso de saborear un buen pescado. Es un reto para todos los panameños ¿lo asumes?