Sálvese quien pueda

Por: Carlos Christian Sánchez Columnista -

M uchos dicen que la lotería es el salvavidas del pueblo. Ante la incapacidad de un gobierno "tortugón", en el que todo aumenta y le recriminan a uno porque la carne está cara, los vendedores de billetes y chances hacen fiesta, a costa de los compradores. No quería hacer esta columna para denunciar esto, entendiendo que algunos vendedores tienen que buscar lo suyo, pero ya basta de quedarse callado.

Este fin de semana, mientras intentaba comprar un billete de baja numeración del Gordito del Zodiaco, una vendedora me señalaba que tenía que adquirir otro billete alto, porque no es rentable. Por supuesto que le reclamé, ante la actitud de abuso hacia los demás ciudadanos, porque también sentimos el golpe del elevado costo de la vida. Claro, se formó el dimes y diretes.

Publicidad

Igual actitud hemos observado con billeteros en Plaza Tocumen, San Miguelito, La Doña, Calidonia. Hasta incluso en las inmediaciones de las oficinas principales de la Lotería Nacional de Beneficencia (LNB) en La Exposición. Siempre, a cada tiempo, un comprador les critica a los vendedores por intentar obligarlos a comprar números altos, porque los bajos son los cotizados.

Desde que tengo recuerdo, el mismo problema persiste. No importa cambio de administraciones. Siempre se impone la presión de los billeteros, los cuales amenazan a las autoridades de turno con sus exigencias, pero nadie sale a defender a los compradores. Al final, hasta la advertencia de consecuencias políticas llega a relucir, porque todo el mundo sabe que el billetero es pregonero popular y el director de la Lotería no quiere pelear con ellos.

¿En dónde están Juan Carlos Varela y el encargado de la Lotería que no verifican la compra y venta de billetes y chances, en forma adecuada? Hay que fiscalizar estas acciones, ante las innumerables quejas de los ciudadanos. En vez de tener a botellas emplanilladas, usando sus redes sociales para atacar adversarios políticos, pónganse a trabajar para beneficiar a los compradores. Yo también quiero ganar, en buena lid, uno de los premios.

Pedimos a los vendedores de lotería que también comprendan lo que sus compradores sufren. No tenemos nada contra ustedes, pero también hagan presión a los encargados de la institución para que busquen alternativas a la mala práctica del "casado". Todos tenemos derecho a adquirir números preferidos.

Larga vida y prosperidad para todos. Saludos, amigos...