Block title
Block content
Block title
Block content

Sanear

Por: Milcíades Ortiz Catedrático -

Tengo años de señalar que no ha sido exitoso el proyecto de saneamiento de la bahía de Panamá. A pesar de los mil millones de dólares gastados, en varios años, solo hay que pasar cerca de la bahía para confirmar que sigue siendo una cloaca. Jefes de Gobierno y técnicos se atrevieron a decir que en poco tiempo volveríamos a bañarnos en ese lugar. Fallaron en sus afirmaciones. Somos una ciudad pequeña, que no ha podido convertir su bahía a la entrada del Canal en un sitio turístico para extranjeros y nacionales. En otros países del continente con ciudades más grandes, sus playas son famosas para nadar, tomar el sol, pasar un rato agradable y comprar artículos.

¿Por qué nuestros técnicos no copiaron la solución a la contaminación para tener esas playas limpias? El problema de nuestra bahía contaminada es viejo. En los años setenta del siglo pasado, expertos brasileños en limpieza de playas visitaron nuestro país. Como periodista asistí a la conferencia de prensa en la que explicaron que era relativamente sencillo sanear nuestra bahía. Menos de diez ríos y quebradas son los que llevan basura al mar. El proyecto consistía en filtros ubicados en represas a la salida de los ríos. Se usaría carbón, arena y otros materiales para limpiar el agua contaminada. Los residuos servirían de abono, lo que abarataría el proyecto.

Publicidad

Unas mallas de metal atraparían la basura grande, como plásticos, maderas, colchones, artículos de metal. Ellos serían reciclados y también quemados para hacer electricidad. Las sobras se convertirían en materiales de construcción, etc. ¿Cuánto costaban estos filtros en aquella época? Medio millón de dólares cada uno. O sea que con cinco millones se hubiera podido limpiar la bahía… Recuerdo que los expertos explicaron que nuestra bahía tenía mareas fuertes que ayudarían a su limpieza. Su lecho marino lleno de lama, con pequeños tractores, se sanearía en seis meses. Como otros proyectos que pudieron beneficiar al país, este quedó en nada.

A veces pienso que no nos han dicho la verdad de por qué la pequeña bahía de Panamá no ha sido saneada, a pesar de los años y centenares de millones gastados… (Dice el Cholito Mesero de Santana que de seguir esto nos bañaremos en la bahía el próximo siglo).

Block title
Block content
Block title
Block content