Block title
Block content
Block title
Block content

Sed de justicia

Por: -

La Corte Suprema de Justicia le ha dado un alto a lo que calificó como informaciones "incompletas e inexactas" que ha difundido el Ministerio Público en relación con casos de alto perfil que están instruyendo los fiscales.

El país quiere justicia y no desinformación en casos que después son declarados nulos porque no eran tales, sino deseos de venganza y persecución.

Publicidad

Los panameños no quieren explicaciones chimbas, sino que investiguen a los denunciados por corrupción de este gobierno.

Muchos de estos casos se están manejando bajo el viejo sistema inquisitivo, por lo que impera la reserva del sumario en la fase de la instrucción. Por ello es correcto afirmar que las insinuaciones y datos que hacen público los fiscales están violando esta reserva.

Tal proceder es antiético, por decir lo menos, porque en el fondo busca generar simpatías y antipatías de lado y lado, lo que contraviene el criterio de que ni los funcionarios judiciales ni los de instrucción deben basar sus actuaciones en la búsqueda de aplauso o censura pública.

El pueblo panameño está sediento de justicia, pero esa sed no se satisface en casos de cocotes que se prestan para todo tipo de interpretaciones, sino en el hombre y la mujer sencilla del país, que ven diariamente conculcados sus derechos por los delincuentes de todo pelaje.

A esa gente que la asaltan, violan y matan o le esquilman su patrimonio duramente ganado, hay que hacerles justicia y no que cuando lleguen a interponer una denuncia le den largas al asunto para finalmente decirle: “Mire, vea, esto es un caso civil” o “mejor vaya a un juez de paz que esto no es delito”.

Ha sucedido con frecuencia y sigue sucediendo, al punto que las víctimas prefieren quedarse en su casa a interponer denuncias sin ningún resultado.

Block title
Block content
Block title
Block content