Block title
Block content
Block title
Block content

Sociedad insegura

Por: -

La convivencia social en Panamá se está volviendo cada vez más precaria, cuando en todos los estratos sociales campean actos de intimidación y violencia contra semejantes, lo que por un lado denota intolerancia, o en todo caso manifiesta agresividad.

Tal es el caso de un periodista de este diario, quien en ejercicio de sus funciones profesionales fue víctima de una agresión por parte de un abogado y expresidente de un gremio profesional, simple y sencillamente porque no le gustó que el reportero estuviera en cobertura de un lamentable accidente que dejó víctimas fatales.

Publicidad

Este hecho no es casual ni aislado, y a él se unen las diarias manifestaciones de violencia que tienen que ver con conductas desviadas o antisociales, que van desde la agresión a unidades policiales en el cumplimiento de su trabajo, a ciudadanos que son agredidos por otros ciudadanos en plena vía pública, hechos que ahora se pueden conocer gracias a las redes sociales.

Tales inconductas demuestran que vivimos en una sociedad insegura, con un síndrome de ansiedad colectiva y crispada, que sobrerreacciona a la menor provocación, de nada.

Como si tales hechos no fueran suficientes, este crispamiento colectivo tiene también que ver con la ola de criminalidad que se ha apoderado de las calles del país, la que no hace distingo de clase social, profesión o individuos.

Tal es el caso de un comisionado de la Policía Nacional asesinado ayer en Chiriquí. Hecho trágico pero preocupante, al tratarse de un funcionario de alta graduación de la fuerza pública.

Ojalá que los estamentos de seguridad, como decimos en buen panameño “metan mano” para combatir con todo la delincuencia organizada y no organizada, ya que todos estamos sufriendo por la desconstrucción social por la que atraviesa el país.

Block title
Block content
Block title
Block content