Block title
Block content
Block title
Block content

Terrorismo

Por: -

La amenaza lanzada por el grupo terrorista "Estado Islámico" (ISIS por sus siglas en inglés), lanzó una amenaza directa contra Panamá.

Todavía el país espera una explicación a la decisión tomada en febrero pasado por la administración varelista de sumarse a la coalición de Estados que le ha declarado la guerra al grupo terrorista, tomando en cuenta que Panamá no tiene ejército y que la existencia de la vía interoceánica, reclama que nuestro país observe la más estricta neutralidad ante los conflictos internacionales.

Al margen del dolor y la tragedia humana que representa la guerra, el terrorismo y sus víctimas, Panamá debe mantenerse lejos de esos conflictos, por la propia existencia del Canal, cuya existencia reclama de una neutralidad permanente de Panamá.

Connotados tratadistas y estrategas militares, llegaron hace tiempo a la conclusión de que el Canal de Panamá es indefendible desde un punto de vista militar, y ahora en los tiempos de las llamadas guerras asimétricas, dentro de la cual la lucha contra el terrorismo es un aspecto, Panamá no puede involucrarse abiertamente.

La neutralidad del Canal de Panamá es la respuesta ante la indefendibilidad de la vía interoceánica, pero si el gobierno insiste en no tomar en cuenta ese aspecto, nos expone a situaciones casi imposibles de controlar.

No es cuento. Ya en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, se descubrió un plan del Japón Imperial para bombardear el Canal, en aquella época, Panamá le había declarado la guerra a la coalición de los países del Eje.

Ahora ISIS lanza amenaza contra tres misiones diplomáticas de Panamá, que fue el país de América Latina de apoyar la coalición contra ese grupo terrorista, que al momento de actuar no mide a quién deba acabar para lograr sus objetivos.

Block title
Block content
Block title
Block content