Tren hacia Panamá Este

Por: Carlos Christian Sánchez Columnista -

El pasado jueves, la Contraloría General de la República refrendó la contratación realizada al consorcio conformado por las empresas Norberto Odebrecht, FCC y Alstom para la construcción de la Línea 2 del Metro de Panamá, luego de presiones de algunos grupos empresariales que buscaban la quinta pata al gato y evitar que los más de 500 mil usuarios del sector este de la capital se beneficien de esta obra.

Luego de subsanada la traba en la Avenida Balboa, el ingeniero Roberto Roy indicó que este lunes 7 de septiembre se dará la orden de proceder al proyecto. Cerca de 21 trenes con capacidad hasta de cinco vagones recorrerán las 16 estaciones del nuevo tramo del tren urbano. De San Miguelito hasta la 24 de Diciembre se podrá viajar en lo último de la tecnología para transporte masivo metropolitano.

Para todos los usuarios de Panamá Este y parte de San Miguelito, el anuncio de arranque de esta obra es una buena noticia. No importa quién la haga o su trasfondo politiquero actual. Lo que nos importa es llevar a los miles de ciudadanos una solución adecuada en materia de transporte. Por décadas, los habitantes de esta parte de la capital istmeña han tenido que levantarse desde las 4:00 a.m. para llegar temprano a sus puestos laborales o centros de estudios. Con la Línea 2, el trayecto de hasta tres horas se acortaría en tan solo 26 minutos.

Lo lamentable del tema de la Línea 2 ha sido la propaganda malsana de ciertos empresarios "yeyés" que fueron financistas de la campaña de Juan Carlos Varela, que pretendían imponer una empresa china de dudosa reputación y ellos beneficiarse. Claro, como quería aprovechar la coyuntura judicial de lo que ocurre en Sudamérica, hicieron "lobbie" para frenar este proyecto. Pero todo fue aclarado, aunque gracias a ellos, se corre el riesgo de no entregar temprano la obra. Y que el resto de los usuarios siga sufriendo las penurias de un mal servicio de transporte.

Como usuario y bloguero, estaremos atentos a la construcción y desarrollo posterior de la Línea 2 del Metro de Panamá. Para quienes vivimos en Juan Díaz, Tocumen, Las Mañanitas, San Antonio, Cerro Viento, Pedregal, Don Bosco, Las Américas y Pacora, disponer de un tren urbano es mejorar la calidad de vida de todos. Atrás quedarán los abusos de los transportistas piratas y los "diablos verdes", que mantienen acosados a los usuarios.

Ojalá que también arranque pronto la Línea 3 hacia Panamá Oeste. Otro medio millón de personas requieren en ese sector, de un transporte eficiente y digno, para que nuestro país siga progresando. Larga vida y prosperidad para todos. Saludos, amigos...