Block title
Block content
Block title
Block content

Un hijo sufre por sus padres

Por: -

Rómulo Emiliani

Monseñor

Dios lo bendiga Monseñor Emiliani. Tengo quince años recién cumplidos y en un par de años acabo mi bachillerato. He bajado mucho en mis notas este año y tengo problemas con algunos compañeros. Estoy muy desanimado. No sé que voy a hacer con mi futuro. Una de las cosas que me tiene preocupado, triste y bravo es ver cómo mis padres se pelean, se gritan, se ofenden y ya llevamos varios años en esto. No aguanto tantas discusiones por tonterías.

Querido muchacho. Estás pasando por una crisis de adolescencia y comprendo que te sientas atribulado, pero veo que tú mismo estás apuntando algunas de las causas de tu desánimo. Primero, estás sufriendo por un viejo conflicto de tus padres. Ellos discuten y se ofenden públicamente. Tú has sido testigo de esto y te duele. No quisieras que eso pasara. Esto afecta tu equilibrio interno y la atmósfera en tu hogar es de tensión y de inseguridad. Igual les pasa a tus hermanitos. Pues muchacho, tienes que aprender a vivir en situaciones adversas e intentar mantenerte en paz en medio de los conflictos. No puedes huir cada vez que tengas una dificultad en la vida. Aunque entiendo, no quieres esas peleas en tu hogar y quisieras escaparte. Pero recuerda, es tu hogar, es tu casa, y esa es tu familia y debes luchar para que las cosas cambien aceptando que no todo será como tu desees.

Debes entender que tus papás, a los que debes querer y respetar, sufren de inmadurez, no se perdonan, no saben lidiar con sus problemas, no han aprendido a dialogar y están dando mal ejemplo. Sentir por ellos compasión, comprender su situación y buscar la manera de hablar con ellos y decirles que no te gusta lo que pasa, que sufres por eso y recalcar las cosas buenas que tienen ambos, eso sería bueno. Y orar mucho por ellos. Y repito, quédate en tu casa muchacho, ese es tu hogar y tu presencia puede ayudar mucho a tu familia. Huir no es la solución. Conozco muchachos que se han ido de sus casas y luego se han complicado tristemente la vida. Enfrenta los problemas que hay en tu hogar con paciencia y fe en el Señor. Por otro lado, ya a los quince años debes ir soñando en una carrera. ¿Qué quieres ser en la vida? Ponte a pensar en serio en tu futuro. En la medida en que tengas metas claras, esto te dará motivación para estudiar y seguir adelante. Y mejorarán tus notas. Comprende que debes ser responsable contigo mismo. Tienes una misión que cumplir en la vida y Dios quiere que la realices y la humanidad espera mucho de ti. Así es. Hay mucha gente a la que el Señor ha dispuesto que tú ayudes a lo largo de tu vida. Una buena preparación te hará más útil a la sociedad. Te pido que no solamente estudies lo mandado en clase, sino que tengas espíritu de investigador.

Tengo además que decirte que debes poner en primer lugar siempre al Señor. Practicar la oración personal, leer la Biblia, pertenecer a algún grupo juvenil en tu parroquia y asistir a la Misa del domingo, todo esto te dará más profundidad espiritual. No podemos vivir sin Dios. Por eso hay tantos problemas en la humanidad, porque le hemos dado la espalda al Señor. Y volviendo al tema de tus papás, mira todo lo positivo que hay en ellos y ámalos siempre. Disimula y perdona sus defectos. Ellos no son perfectos, nadie lo es. Yo estoy seguro que las cosas pueden mejorar en tu casa. Te aseguro que si con tus hermanitos oran al Señor por tus papas todos los días y con fe, poco a poco las cosas irán cambiando. Y háblales del Señor. Y diles que tienen que perdonarse, olvidar las ofensas, ver todas las cosas positivas que ambos tienen y que ustedes los quieren felices, amándose. Si oras con fe y le pides al Señor por tu familia, El te ayudará, porque con El somos invencibles.

Block title
Block content
Block title
Block content