Block title
Block content
Block title
Block content

Escuela Rubén Darío, cuna del folclor en Veraguas

Por: Melquiades Vásquez La Voz del Interior -

Muchos piensan que los niños de la escuela primaria Rubén Darío de Canto del Llano, en la ciudad de Santiago, llevan nuestro folclor en la sangre. Todo esto se debe a la forma como estos pequeños expresan estas manifestaciones, como parte de las costumbres o tradiciones heredadas de quienes los antecedieron.

Lo cierto es que los educadores y los padres de familia hacen el esfuerzo para que los pequeños, desde temprana edad, sepan distinguir la identidad veragüense como parte de su cultura.

Cada semana en este centro de enseñanza primaria, en los actos cívicos de los lunes, se toman unos minutos y allí se muestran los talentos folclóricos que ya se tienen en este plantel.

Los niños, unos a otros, van entusiasmándose y en poco tiempo algunos van aprendiendo bailes, rondas, cuentos, canto de décimas o tamboritos, salomas, entre otros.

Aquí hay niños y niñas que saben tocar los instrumentos como tambor, pujador, repicador, caja, churuca, violines, mientras que otros aprenden cómo se debe bailar la música folclórica.

Hasta los pequeñines bailan el punto, las tamboreras, lo hacen tan bien como si fuesen adultos. Desde ya llevan ese donaire y la alegría que es parte de estas viejas tradiciones que dejaron sus antecesores.

Para el folclorista José Augusto Broce sería importante que otras escuelas tomasen el ejemplo de la Rubén Darío de Canto del Llano, en aprender a darle valor al folclor.

Sostuvo que ese rescate es lo que se conoce como "el saber del pueblo", y eso es lo que realmente hace sentir a cada pueblo más autóctono y de esa manera no se da paso a las influencias foráneas que tanto daño han causado a la cultura panameña.

regional

Block title
Block content
Block title
Block content