Gualaca, paraíso chiricano

Por: Marlo De León P. La Voz del Interior -

Son las diez de la mañana y el aire templado se conjuga con lo taciturno del pueblo pintoresco. Sus casas de colores vívidos, sus calles limpias y el verdor que la caracterizan indican que es Gualaca, en la provincia de Chiriquí.

La hermosa iglesia Nuestra Señora de Los Ángeles, con sus paredes forradas de miles de chapas marrones y cremas, es el lugar propicio para darle la bienvenida a los visitantes, ya que exhibe unos perfectos arcos coloniales y una entrada principal resguarda con la imagen de cuatro impolutos ángeles guardianes.

Frente a la iglesia está el Parque Municipal, orgullo de los gualaqueños; poseedor de una arquitectura exquisita donde la armonía te invita a sentarte a disfrutarla. Su bello gazebo rodeado de aceras escoltadas con muchos faroles es testigo de romances secretos y amenas charlas.

Llega el mediodía con un despejado cielo azul y el bochorno del día. Con este clima cálido, es fácil aceptarle la invitación a don Cornelio y realizar una caminata, ya que a menos de quince minutos del centro están los famosos Cangilones. Este es un afluente del río Estí que con sus aguas frías y transparentes atraviesa un prístino cañón de piedra.

También se cuenta con el Museo Regional de Gualaca, que recibe aproximadamente doscientas visitas mensuales y que se encuentra a un costado del Municipio.

Víctor Ríos es guía y encargado de mostrar piezas extraídas de las excavaciones del sitio conocido como El Barrigón, donde existía un cementerio indígena.

Ríos relata que "el muestrario es impresionante debido a que la evidencia de la cerámica arroja registros de 1,000 años antes de Cristo y 1,500 años después".

Además del museo, puede visitar el corregimiento de Los Ángeles.

El guía turístico Gabriel Palacios lo puede llevar a una región llamada Galerita, con excepcionales petroglifos.

Explica emocionado que "los petroglifos son expresiones gráficas de sociedades antiguas cuya tradición cultural desapareció hace muchos siglos". Al ver las piedras talladas, dan la impresión que quiere decir todos sus secretos por la belleza de sus líneas, círculos y cuadrados.

En tanto, el corregimiento de Hornito es considerado por el alcalde de Gualaca, Freddy Guerra, "una región muy prometedora para el turismo". Allí hay una serie de hostales y en construcción un moderno hotel en 20 hectáreas con senderos, pozos naturales y una impresionante vista. No falta el aroma agradable del café que invita a un delicioso desayuno.