Indígenas denuncia intromisión de la policía en campamento

El Gobierno continúa su posición de que el proyecto no se cancele y lamenta las represiones de la Policía Nacional, dirigente indígena

Por: Mayra Madrid Corresponsal / Chiriquí -

Indígenas miembros de la iglesia Mama Tatda aseguraron que fueron objeto de humillaciones e incluso represiones por parte de miembros de la Policía Nacional cuando se mantenían en el campamento ubicado en el sector de las riberas del río Tabasará. Los indígenas manifestaron que miembros de la policía se introdujeron en el campamento de la iglesia Mama Tatda tratando de sacar del lugar a niños y mujeres, principalmente población que se mantenía en el sector. La población Mama Tatda pese a los malos tratos denunciados por los uniformados, se mantiene en el campamento cerca al proyecto hidroeléctrico Barro Blanco haciendo un llamado al presidente, ya que dentro de lo acordado en su pasada visita el 24 de agosto se dejó claro realizar una segunda reunión y no la intromisión de la policía. Ricardo Miranda, dirigente del Movimiento 10 de Abril (M-10), manifestó que el Gobierno continúa su posición de que el proyecto no se cancele y lamenta las represiones de la policía nacional quienes siguen órdenes del ministro de Seguridad para intimidación a los hermanos Ngäbe. Miranda, denunció la persecución de la empresa Generadora del Istmo (Genisa) en la personería del distrito de Tolé, contra algunos dirigentes de la comarca Ngäbe Buglé. Mediante un comunicado emitido por el M-10 los indígenas exigen al Gobierno de Varela que proceda a cancelar definitivamente el proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, para la garantizar la paz social de todo el pueblo panameño. Los indígenas hicieron un llamado al pueblo Ngäbe Buglé a mantenerse en estado de alerta ante el interés del Gobierno y de la empresa Genisa y los bancos internacionales, según ellos, de imponer el proyecto de la forma que sea, inundando territorios colectivos ancestrales de la comarca Ngäbe Buglé.