Block title
Block content
Block title
Block content

Reponiéndose de la tragedia

Por: V. Rodríguez / R. Rivera Veraguas / Panamá Oeste -

Las familias que fueron afectadas por las inundaciones que azotaron la ciudad de Santiago el martes, ayer se dedicaron con el apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) a limpiar los escombros dejados por la crecida de los canales de aguas servidas que causaron estragos en 14 barriadas de este distrito.

El último informe divulgado este miércoles por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) reveló que en total, 771 personas, entre niños y adultos, y 157 viviendas se vieron afectadas por las inundaciones que provocaron el caos en Santiago.

Las barriadas La Fortaleza, Don Bosco, La Hilda N.°1, Jesús Nazareno, Paraíso 1 y San Martín fueron las zonas residenciales más afectadas debido a que la penetración del agua a más de dos pies de altura dañó colchones, ropa y enseres domésticos.

En el caso de los residentes de La Fortaleza, que fueron evacuados la noche del martes, fueron alojados en un hotel de la localidad.

José Donderis, director general del Sinaproc, dijo que se priorizó la ayuda a las personas que tuvieron más pérdidas, como el caso de casas en las que se desprendió el techo y se cayeron paredes, a quienes se les apoyó en la remoción de escombros.

El funcionario dijo que una de las primeras acciones fue enviar jornadas de fumigación, vacunación y saneamiento de las áreas afectadas a fin de prevenir enfermedades a raíz de estas inundaciones.

Donderis enfatizó que otro de los aspectos que se garantizó fue la dotación de agua potable con distribución de producto embotellado y acondicionando las fuentes del Idaan.

El suministro de agua potable en Santiago se restableció la madrugada de ayer, luego de que la planta potabilizadora estuvo inoperante por más de ocho horas, lo que dejó a 80 mil usuarios del sistema sin el vital líquido.

Afectados se niegan a evacuar

  • Un total de ocho residencias resultaron afectadas por deslizamientos de tierra en Cuatro Torres de Loma Cová, Arraiján, el martes.
  • La directora del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorio en Arraiján, Yazmín de Sánchez, informó que está en espera de la ingeniera Yira Campos, del Sistema Nacional de Protección Civil, para determinar si las casas se pueden mantener en el lugar o si están en peligro de un derrumbe con pérdidas humanas.
  • Sin embargo, a pesar de la situación, los afectados se niegan a dejar el lugar por temor a perder sus casas.
Block title
Block content
Block title
Block content