Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

¡Se te acaba el tiempo!

"Este ha sido el o uno de los más corruptos gobiernos de la historia, cubierto por una esencia de decencia inexistente".

Por: Por Ricardo Martinelli -

¡Aló, aló!, por favor, ¿alguien le puede decir al Sr. presidente que la fiesta se está acabando? Eso de sacar de la manga, cual mago Mandrake, una inconsulta pero necesaria constituyente es para tratar de enredar el escenario político para de esta forma extender su periodo presidencial por el miedo familiar de lo que se puede avecinar, producto del odio y la innecesaria persecución política, exilios, fabricación de casos, cárcel, destrucción de reputaciones, confiscaciones, robos y otros contra muchos ciudadanos.

Este ha sido el o uno de los más corruptos gobiernos de la historia, cubierto por una esencia de decencia inexistente, que es el punto neurálgico de una gestión pobre que se justifica a sí misma con el odio, el pánico y el error. Al terminar la misma, veremos el porqué de estas aseveraciones al no poder justificar el tener más presupuesto y hacer menos obras, teniendo costos de carreteras, parcheos, construcciones, letrinas, asesorías, etcétera a precios exorbitantes que, de investigarse después del 2019, veremos por qué cada cosa.

Publicidad

Terminar un gobierno es un arte, y se debe tener bien claro que el ir demasiado lejos, el mismo puede cansarte al no lograr tus objetivos, y lo único que trae al futuro son fieros enemigos que todos irán por ti. Por eso, para acabar una pelea empezada sin necesidad alguna sería bueno que termine en un ambiente correcto, con energía y reconciliación de tu parte, algo muy difícil de lograr. No es solamente ganar la pelea, sino más importante es cómo la ganas, ya que si usaste golpes bajos y fuera de la ley, como generalmente ha sido el caso, lo único que tendrás es una victoria pírrica ganando un solo “round”, pero después todos van contra ti en el futuro, cuando no estarás en condiciones favorables.

Cuando se está arriba, hay que tener un juicio muy magnánimo y evitar todos los conflictos, ya que de no hacerlo, no habrá forma de salir ileso en los próximos combates, en los cuales estarás tú ahora  en clara desventaja, ya que todos tus "excomandos" que usaste  para hacer de tus designios divinos una realidad estarán  en igual o peor situación y, lo peor de todo, estos te echarán la culpa de todo, sin tú tener acceso, como antes lo tuviste, al sistema judicial, ya que “tongo bota'o no pone boleta”. Por eso hay que tener una previa y clara estrategia de salida, no tenerla es condenar a los tuyos y a ti mismo.

Confucio decía: “Ir demasiado lejos es tan malo  como quedarse demasiado corto”. Es por eso por lo que los conflictos deben pararse desde una posición de fuerza, a como dé lugar, gústeles o no a los asesores y a la manzanillada de milicos que después son los primeros en venderse al mejor postor. 

LEE TAMBIÉN: Varela: huelga en construcción es insostenible y plantea arbitraje

Es mejor recortar pérdidas ahora, ya que después el costo será demasiado alto y no lo podrás pagar por más que  pienses que “sí se puede”, frase célebre del magistrado Valdés Escoffery. Nunca pienses que hacerlo destruirá tu reputación, esto solo nubla tu mente  y te lleva a cometer  más errores  que después de seguro lamentarás, al otro saber que queda ya poco tiempo. Además, los vientos de cambio de gobierno llegan en menos de 12 meses. Es mejor tener una derrota manejable a corto plazo que a largo plazo un desastre que pudo ser evitado si no hubiese tanto odio, orgullo y pasión en algo que se pudo prevenir.

La sabiduría de un ser humano es saber cuándo terminar; de no hacerlo, involucrarás a muchos otros inocentes en tu pelea por no haber entendido a tiempo parar cuando estabas en la cima del poder, y pudiste haberte llevado la mayoría  de tus objetivos. Lo más difícil de todo esto  es mantenerte listo para tomar una decisión y terminar lo que empezaste  antes de que sea tarde. La muerte es lo único que tiene un verdadero final, todo lo otro es solo una simple transición en la vida.

Habiendo tantas alternativas para tener otra derrota, ¿por qué no se hace por dos asambleas? ¿Por qué no se comprometen todos los candidatos a hacer una nueva Constitución en el otro periodo presidencial? Por qué ese carácter testarudo cuando el país entero no confía en tus “sanas” intenciones y solo desea que termines y que venga  el próximo, que espero sea alguien de una alianza CD/PRD.

Ojalá alguien me hubiera dado a mí estos consejos. Aferrarse al trabajo incansable las 24 horas en este momento es otro error, y no hacerle caso a tu instinto político ni al de tu hermano es aún peor. Tú decides, ya el tiempo se está acabando y parece que no lo sabes. ¡Aló, aló!

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title