Alimentación y su papel en la prevención del cáncer

Alimentación y su papel en la prevención del cáncer

Por: Por: Claudette Campos SHOW -

La nutrición juega un papel fundamental en todas las etapas de la vida de una persona, sin embargo también representa una influencia crucial en las enfermedades, por esta razón, conmemorando la lucha del Mes de Cáncer de Mama y Próstata hablaremos de la importancia del factor nutrición en una adecuada prevención de esta enfermedad.

Una forma preventiva es cuidar los hábitos de alimentación y estilo de vida, con respecto a la alimentación es fundamental tener presente que el consumo de alimentos antioxidante puede hacer una gran diferencia, los podemos encontrar en las frutas y vegetales.

Publicidad

Algunos de los antioxidantes mejor conocidos para la prevención del cáncer son la vitamina A, C, E, selenio, polifenoles (frutas y verduras de color rojizo) y algunos fitoquímicos (curcumina, resveratrol y algunos cítricos) de los cuales se tiene evidencia son benéficos para la prevención, pero en algunos casos sin ser contundentes sobre su efecto.

En estudios de laboratorio en animales, se ha observado que la presencia de mayores concentraciones de antioxidantes exógenos impide el tipo de daño de radicales libres que han estado asociados con la presencia de cáncer.

Por esta razón, los investigadores han estudiado si el uso de complementos de antioxidantes alimenticios puede ayudar a bajar el riesgo de padecer o de morir por cáncer en los humanos, tema que aún se encuentra en curso, en activo campo de investigación, para lograr la prevención del cáncer.

Consumo de alimentos altos en fibra: una de las tantas funciones está en darle consistencia a las heces.

Los alimentos son movidos más rápidamente a través del sistema digestivo. La fibra nutre una comunidad de microrganismos que vive en el tracto digestivo. Esta comunidad se denomina microbiama mantenerla saludable es asociada con un riesgo menor de cáncer, en comparación con personas que no tienen equilibrado este sistema.

Realizar actividad física es uno de los poderosos y fundamentales hábitos, con el que se disminuye el riesgo de cáncer, ya que una función del ejercicio es aumentar el sistema inmune reforzando su capacidad de ataque.

Una cantidad considerable de personas con cáncer, presentan sobrepeso. Una sugerencia que los nutricionistas dietista siempre vamos a dar es que se trate de mantener un peso saludable y si en la actualidad hay sobrepeso se debe actuar para controlar ese factor predominante.

En la consulta externa de nutrición de un servicio de prevención primaria se encuentran, por día, de una a dos personas que han padecido de cáncer o algún familiar cercano.

En las recomendaciones de estilo de vida que puedo compartirles, es crucial que se esfuercen en corregir hábitos no saludables como es el consumo de bebidas alcohólicas, de tabaco, embutidos, enlatados y limitar el consumo de carnes rojas. Todas estas sugerencias hacen la diferencia en mejorar la salud y la calidad de vida de las personas.

Es importante tener claro que las investigaciones sobre este tema continúan, y aun no está dicha la última palabra; lo que sí se conoce es que algunos alimentos vitaminas, minerales y demás nutrientes que los constituyen pueden elevar o reducir el riesgo de cáncer.

Los investigadores continúan estudiando de qué manera se relacionan determinados alimentos, nutrientes y patrones de alimentación con el cáncer. Lo valioso de esto es que mientras los expertos continúan estudiando el tema, una alimentación balanceada, según las características individuales de cada persona, puede evitar múltiples enfermedades, incluido el cáncer en todos sus tipos.

Contenido Premium: 
0