Cáncer de mama triple negativo, el más frecuente y agresivo

Cáncer de mama triple negativo, el más frecuente y agresivo

Por: -

Alrededor del mundo, el cáncer de mama es el más frecuente en mujeres y también el que más muertes provoca en ellas.

En Panamá, de acuerdo con el Observatorio Global de Cáncer (Globocan, por sus siglas en inglés), en 2018 la cifra de casos por cáncer de mama fue de 1.022 con 274 muertes.

Publicidad

El cáncer de mama se origina cuando las células mamarias comienzan a crecer sin control, y estas células forman un tumor que a menudo se puede observar en una mamografía o se puede palpar como una masa. La mayoría de los bultos en los senos son benignos, sin embargo, cualquier bulto o cambio en el seno debe ser examinado por un profesional de atención médica para saber si es benigno o maligno (cáncer).

Existen diferentes tipos de cáncer, en algunos se puede identificar la presencia o ausencia de receptores de estrógeno o progesterona. En otros, la expresión de una proteína llamada HER2 (receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano). En el caso que el tumor carezca de marcadores hormonales y HER2, se denomina cáncer de mama triple negativo, un tipo muy agresivo que tiene poca o nula respuesta a tratamientos o terapias y con una alta probabilidad de recurrencia.

El cáncer de mama triple negativo tiene un pronóstico más reservado que los otros tipos de cáncer de mama, sin embargo, este pronóstico puede variar dependiendo de las características del tumor, el estado al diagnóstico y las características propias de cada paciente.

El cáncer de mama triple negativo tiene los mismos síntomas que otros tipos de cáncer de mama por lo que es importante prestar atención cualquier alteración en las mamas, como dolor al palpar, secreción en los pezones, cambios de color o de textura de la piel o masas bultos, endurecimientos o hundimientos del seno, pezón y axila.

De acuerdo con la Dra. VanessaCampos, el autoexamen de mama permite conocer los senos y prestar atención a cualquier cambio, pero la mamografía constituye el método diagnóstico por excelencia y esta debe realizarse anualmente a partir de los 45 años.

Ante un diagnóstico temprano, las pacientes pueden recurrir a la quimioterapia, ya sea neoadyuvante (antes de la cirugía) o adyuvante (post operación); también, pueden recibir radioterapia.

Contenido Premium: 
0