¡Cuidado!, su hijo puede estar sufriendo de diabetes

¡Cuidado!, su hijo puede estar sufriendo de diabetes

Por: Por: José E. Sánchez SHOW -

El deseo constante de ingerir agua, pérdida repentina del apetito o constantes deseos por orinar, son señales de que el menor puede estar sufriendo de diabetes, sea tipo 1 o 2.

Ante esta situación, es importante consultar a su médico para que se realice la evaluación y pruebas respectivas para verificar su condición, recomienda la Dra. Liliana Neil, endocrino pediatra del Hospital de Especialidades Pediátricas “Omar Torrijos Herrera” de la Caja de Seguro Social (CSS).

Publicidad

La Dra. Neil también aclaró que estos son algunos síntomas que podrían alertar a los padres o tutores sobre la condición del niño. También, pueden incluirse cansancio, debilidad, constante deseos de comer o pérdida del apetito, y en condiciones avanzadas que sugieren gravedad del cuadro: dolor abdominal, vómitos, desorientación, palidez, respiración rápida y deshidratación aguda hasta la inconsciencia.

“Todas estas son señales de alerta de que el niño o adolescente puede estar en riesgo, por ello, los padres deben acudir al pediatra para que les tomen una prueba de azúcar y verificar su condición”, precisó la especialista.

De igual manera, la Dra. Neil, que preside la Asociación Panameña de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo de Panamá, hizo un llamado a la población para que esté alerta ante estos síntomas, ya que muchos creen que a los niños no les da diabetes, y esto no es así.

“Ante cualquier sospecha del cuadro clínico descrito, es importante que vayan donde sus médicos, no importa la edad, ya que pueden tener una evolución muy agresiva y no queremos que lleguen en una forma, que pueda ser fatal a las instalaciones de salud”, indicó.

Prevención

La prevención es importante para evitar el exceso de azúcar (carbohidratos) en las dietas de los niños, ya que los puede llevar a sufrir de diabetes tipo 2, la cual, sostuvo la endocrinóloga, es la más frecuente en adultos, pero que ha estado en aumento en la población pediátrica; sin embargo, continua siendo la diabetes tipo 1 la más común en niños.

Esta (diabetes 1), no depende tanto del tipo de alimentación ni de la herencia, sino más bien de un componente inmunológico, por lo tanto puede presentarse en niños saludables y no es prevenible.

Por el contrario, la diabetes tipo 2 se presenta en aquellos con sobrepeso u obesidad en la edad puberal o adolescencia, teniendo un alto componente hereditario. “Se debe estar pendiente de la alimentación de los niños y jóvenes, ya que es una de las causas que pude llevarlos a sufrir de esta enfermedad. Hay que evitar, en lo posible, comidas altas en carbohidratos, sobre todo fritas y las que conocemos como chatarra y bebidas dulces”, destacó.

Contenido Premium: 
0