Block title
Block content
Block title
Block content

Trasplantes que cambian vidas

Trasplantes que cambian vidas

Por: Por: Marcelino Rosario Especial para Crítica -

A los 26 años de edad su vida era normal; de repente, a Illiaz Edgardo Álvarez le diagnosticaron enfermedad renal y necesitaba con urgencia un trasplante o seguir el tratamiento de hemodiálisis.

Su vida cambió tres meses después de que su hermano decidió someterse a una cirugía de trasplante, para donarle un riñón. 25 años ya han transcurrido y sigue una vida normal, ha tenido la oportunidad de casarse y educar a sus tres hijos.

Publicidad

“Le doy gracias a Dios, y a mi hermano Dimas Álvarez, después que tuve tres meses en hemodiálisis logré el trasplante. Ahora me queda seguir las recomendaciones de los médicos y seguir tomando el tratamiento”, dijo.

Illiaz es padre de tres hijos y en un día normal puede hacer casi de todo, menos levantar peso, ni tomar sodas, trabaja sus ocho horas y lleva ya 25 años de ser funcionario en el IDAAN, atendiendo el tema de los medidores.

Mientras que Keren González, ya lleva 4 años de ser paciente trasplantada y asegura que el cambio es inigualable, regresó a su vida normal y cuenta con una licenciatura en Biología.

Durante cinco meses dependió de una máquina de hemodiálisis, pero de repente recibió una llamada que le cambió la vida, personas altruistas donaron los dos riñones de su hijo de 11 años, los que fueron compatibles con Keren, quien era parte de los pacientes que estaban en la lista de espera.

“Después del trasplante logré terminar mi carrera que la había pausado por estar en el tratamiento de hemodiálisis. Mi vida era la mitad de lo que soy, y el cuerpo se agota, mi presión arterial eran muy alta, son situaciones que uno tiene que enfrentar”, dijo Keren.

En el marco del Día Mundial del Paciente Trasplantado, estas personas que han cambiado su vida les envían un mensaje a quienes esperan por un donante, que la fe no se puede perder.

El Dr. Rolando Caballero, endocrinólogo de la Caja de Seguro Social (CSS), explicó que la mayoría de los pacientes que requieren de un trasplante son personas que tenían problemas de salud que se pudieron haber controlado en atención primaria, en el caso de los renales, son pacientes con diabetes o hipertensos mal controlados, por lo que la atención primaria es fundamental para evitar que el paciente llegue a una sala de hemodiálisis, a la espera de un trasplante.

Por su parte, el Dr. Marco Rivero, coordinador de trasplante del Hospital “Dr. Rafael Hernández L.”, agregó que un paciente trasplantado mejora su calidad de vida, y los costos institucionales disminuyen en los tratamientos, porque solo amerita atención médica y medicamentos inmunosupresores.

Instó a la comunidad panameña ya que se necesitan donantes, para que ellos puedan reintegrarse a su vida normal, porque un paciente trasplantado lleva una vida normal.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content