Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Árbol de bálsamo, nuevo blanco de tala

Por: Redacción Crítica -

El árbol conocido como bálsamo está siendo explotando de manera indiscriminada en la provincia Darién, lo que podría provocar su extinción, al igual que peligraría la conservación de los bosques en esta importante región del país, así lo aseguró el fiscal segundo de Darién especializado en delitos contra el ambiente y ordenamiento territorial de la Procuraduría General de la Nación -Ministerio Público-, Norberto Espinosa.

Con la prohibición de la tala del árbol cocobolo –conocido también como Dalbergia retusa–, la gente se ha dedicado ahora a la explotación en gran escala del producto maderero bálsamo, destacó la autoridad del Ministerio Público en Darién.

El fiscal subrayó: "Ya no se da el contrabando del cocobolo como el delito más común en materia de medioambiente en Darién, esto se debe a que se prohibió su tala, pero convirtió al bálsamo en la solución para la comercialización maderera".

Casi la mitad de la madera que sale en estos momentos de Darién es de la especie bálsamo, por lo que si no se aplican pronto medidas restrictivas —sostuvo el fiscal— el escenario podría ser el mismo que el del cocobolo.

La especie maderera bálsamo en Darién es conocida como el "oro verde" por el valor que tiene en el mercado este árbol, que se utiliza para confeccionar sillas, camas, mesas, entre otros enseres de uso en el hogar.

"El árbol de cocobolo se utiliza para trabajos finos y más elaborados, pero la madera que se extrae del bálsamo es mejor para hacer muebles", subrayó el fiscal segundo del Ministerio Público.

Agregó el fiscal Espinosa que la tala del bálsamo está permitida siempre y cuando el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) otorgue los permisos correspondientes, "pero siempre hay personas inescrupulosas que utilizan esta autorización para talar árboles en áreas montañosas, difíciles de detectar por las autoridades".

Hasta la fecha no se conoce la cantidad de árboles de bálsamo que se han talado porque crecen de manera silvestre, detalló el fiscal, a la vez que señaló que la fiscalía que dirige realiza actualmente 10 investigaciones por delitos ambientales, incluida la tala ilegal.

Por delitos ambientales, las sanciones van de uno a tres años y no se puede detener a las personas por este tipo de hechos, "anteriormente se hizo un estudio para reformar y subir las penas, pero hasta la fecha no se ha legislado al respecto", remarcó el fiscal.

Dijo que lo ideal sería que el MiAmbiente prohiba la tala de todo tipo de madera en la provincia Darién, a fin de proteger los bosques y realizar una mejor investigación para que las personas que sean sorprendidas con cargamentos de madera sean investigadas inmediatamente.

Adelantó que otro delito a nivel de ambiente que se está registrando en Darién es la minería ilegal, sobre todo en áreas montañosas, donde se han detectado varias motobombas instaladas por colombianos y panameños que se dedican a esta actividad ilegal.

Block title
Block content
Block title
Block content