Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Las posibles rutas de escape de Ventura Ceballos (Infografía)

Hay varios caminos que pudo haber tomado Ventura Ceballos tras burlar la (máxima) seguridad de La Mega Joya y saborear la libertad.

Por: Jorge Luis Barría/Web -

¿Buscando un fantasma?, es lo que opinan algunos expertos ante los retenes que se han activado tras la fuga del asesino múltiple Gilberto Ventura Ceballos de la Nueva Joya, una cárcel de máxima seguridad del país.
La Mega Joya, como también se le conoce, se encuentra al extremo del complejo de penales que hay en el área este de la ciudad, al estar ubicada en ese punto, la rodean kilómetros de áreas boscosas, e incluso el río Pacora se encuentra a escasos 2 kilómetros.  En la zona también existen muchas viviendas, producto de asentamientos informales que se han levantado.
Para Carlos de Icaza, ex subcomisionado de la Policía Nacional y abogado penalista, la evasión fue planeada a lo interno y externo del penal; y a manera de orientación explicó las posibles rutas que pudo haber tomado Ventura Ceballos.

 
El rastro

Según Icaza, una de las rutas que pudo utilizar Ventura Ceballos fue la de la vía interamericana, si logró llegar a las costas del pacífico, a través del río Chico u otros puntos de este sitio. De allí habría abordado una lancha y en cuestión de dos horas se encontraría en Jaqué, una zona fronteriza con Colombia. Por esta ruta habría bordeado todas las costas y de noche es más fácil transitar.
También podría tomar hacia el área de Vacamonte, Veracruz o La Chorrera, que en cuestión de minutos estaría allá y tendría mucha facilidad para tomar otras rutas de escapes.

Publicidad

Otras de las opciones que mencionó Carlos de Icaza, es que Ventura Ceballos podría haber decidido ir por el área norte de la cárcel que colinda con San Martín de Pacora, posteriormente Cerro Azul y allí llegar hasta Panamá Norte.  Estaría allí en cuestión de horas, ya sea con personas que conozcan bien el sitio y con la ayuda de cualquier medio de transporte o algún medio que tenga la facilidad de transitar por estar áreas, como un caballo, por ejemplo.

Por esta zona se puede llegar a San Blas y Colón, y por el área del Caribe, también ser esperado por algún ayudante, que lo trasladaría
“Él tiene diversas formas de rutas de escapes e ir a Costa Rica seria lo menos viable, porque va a entender que las autoridades podrían buscarlo allá donde” destacó de Icaza, resaltando que allá, donde se dio su recaptura podría tener algunos contactos o enlaces que lo ayudaron durante los nueve meses que permaneció fugado por primera vez.

De regreso a CR 


Ir a Costa Rica sería el camino más largo, según Carlos de Icaza, por lo que lo más factible como primeras opciones fueran las rutas más cortas, asegurando su libertad. Es decir que podría haber tomado hacia las montañas, donde tiene diversas rutas de escape, porque bordearía toda la cordillera y algo más probable sería la Costa Abajo o Costa Arriba de Colón, llegar a Bocas del Toro, y por allí  a Limón de Costa Rica y nadie lo vería.
Por carretera para Darién o para Costa Rica, no es lo más seguro, porque estaría propenso a que lo vuelvan a capturar.


Férrea seguridad para visitas

Entran al Centro Penitenciario La Nueva Joya, no es tan fácil. Familiares y abogados de los detenidos deben pasar un cerco grande y sobre todo para los que están en el Sector C de máxima seguridad.
Para ingresar los familiares tienen que pasar primero el control 1, donde se da la revisión de comida y de los visitantes, aquí es la primera; posteriormente abordan un bus tipo diablo verde, que los traslada hasta la Nueva Joya.
Una vez llegan al perímetro o la primera frontera, los visitantes se anuncian y entregan la cédula, posteriormente pasan a otro punto, donde una vez más le revisan los alimentos, al llegar a la frontera 2, las personas son pasadas por un escáner y son revisadas también por segunda ocasión.
Tras estar dentro del penal, llegan a al Sector C, las personas son nuevamente revisadas, esta vez en tercera ocasión, así como las comidas, para luego ir al sitio de vistas, y mediante un vidrio conversar con los detenidos.
Los visitantes en cada revisión duran aproximadamente 20 minutos, dependiendo la cantidad de personas que haya, para finalmente ver por espacio de una hora a sus familiares, quienes están esposados de pie y manos.

Repercusiones de la fuga

Luego de conocida la fuga de Gilberto Ventura Ceballos, se aumentaron las medidas de seguridad  en todos los penales aledaños, donde no dejaron salir al patio a ningún reo y los encerraron, al menos sucedió en La Joyita.
Otra de las repercusiones que podría traer, es que todo lo que lograron conseguir los reos de La Nueva Joya con la huelga de hambre en días pasados, sea suspendido, sobre todo a los del Sector C, a quienes, no dejaron el día de la fuga que fueran al kiosco o “Pakito” para que compraran.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content