Muere otro de ‘Los Droopis’

Tres días después de haber sobrevivido al atentado que cobró la vida de dos primos en El Crisol, en San Miguelito, la noche del domingo murió

William Sala Crítica


Operativos de búsqueda



02



Se presume que al menos dos sicarios participaron en los asesinatos. Ninguno, hasta la tarde de ayer, había sido detenido por las autoridades.

Tres días después de haber sobrevivido al atentado que cobró la vida de dos primos en El Crisol, en San Miguelito, la noche del domingo murió el tercer involucrado en la tragedia.

“Kike”, apodo de la última víctima, acompañaba a los primos conocidos con los alias de, cuando fueron baleados.

“Viti, Viti” y “Rica P”

Este último falleció a las 7:00 de la noche en la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital Santo Tomás, donde se hallaba convaleciente postrado en una cama.

Un informe policial indica que el único testigo presentaba heridas de balas en sus piernas, tórax y abdomen.

Las víctimas residían en la comunidad San Joaquín, del corregimiento Pedregal, y estaban vinculados a la pandilla “The Droopis”.

Existen dos versiones de los hechos: la primer información indica que los afectados fueron engañados por un amigo para ir a ver un supuesto negocio y así matarlos.

La otra hipótesis que se maneja le atribuye los homicidios al líder de una pandilla que opera en la provincia Colón.

Existían varias ofertas de dinero para quitarle la vida a los menores, información que ha sido obtenida por el personal del Departamento de Homicidio de la Dirección de Investigación Judicial.

Los primeros eran menores, sus edades oscilaban entre los 15 y 17 años, mientras que su amigo “Kike” tenía 21 años.

También ayer, personal de la Fiscalía realizó la diligencia de reconocimiento de los cuerpos y de la escena del hecho; hasta el momento se ha confirmado que las arma empleadas en los homicidios eran pistolas 9 milímetros.

Dos personas en San Joaquín han sido asesinadas en lo que va del año, sin embargo, fuera de la comunidad se han reportado cuatro homicidios más, tres en El Crisol.

La comunidad San Joaquín se encuentra a la expectativa, porque no se tiene claro cómo va reaccionar la pandilla afectada; algunos consideran que la violencia se incrementará y otros, que disminuirá.