Prosi en las cárceles

No todo es reyerta en la cárcel Nueva Esperanza de Colón, a pesar de los hechos de violencia que se registran con frecuencia en este centro creado

Redacción Crítica

No todo es reyerta en la cárcel Nueva Esperanza de Colón, a pesar de los hechos de violencia que se registran con frecuencia en este centro creado en 1996, el cual ha sido calificado como el penal más peligroso de nuestro país, por encima de La Joya y La Joyita en la ciudad de Panamá.

El Sistema Penitenciario con otras instancias, como el Ministerio de Seguridad Pública, a través del Programa de Seguridad Integral (Prosi), buscan darles otra alternativa a los internos, por medio de seminarios y adiestramientos.

Para la reinserción social hay un programa a 31 reclusos, quienes buscan mejorar su vida para reintegrarse a la sociedad con el apoyo de sus familiares y evitar reincidir en sus errores pasados, apegándose a la espiritualidad por medio de la Fundación Rescate de la Juventud Nacional, un grupo evangélico que predica en esta cárcel la palabra de Dios.

El pastor Luis Campos indicó que esta asociación busca el rescate de los jóvenes en Colón y lograr la reinserción en la sociedad de quienes delinquieron.

El director del Programa de Seguridad Integral, Manuel Zambrano, confirmó que se seguirá apoyando la labor de capacitación, no solo en este centro en Colón, sino también en otros, donde el programa ha logrado intervenir con ligas deportivas y apoyo espiritual a través de la iglesia.