Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content

Trató de matarse, luego de agredir a su mujer

Por: Elena Valdés/Coclé -

Mientras Erika Rodríguez, la joven que fue agredida por su expareja, se recupera de cuatro puñaladas en el hospital de Penonomé, Aquilino Tejeira, su agresor está en el Cuarto de Urgencias, custodiado por dos policías, tras intentar quitarse la vida envenenándose minutos después de agredirla.

Hay temor en la familia y vecinos por el sujeto.

El caso de Erika es uno de los casi 400 que se presentan por mes en la provincia de Coclé. Mujeres que sufren de violencia doméstica, económica, física y psicológica y que necesitan más que una boleta de protección.

Dina Burgos, trabajadora social del Minsa en Coclé, dijo que en esta provincia hay una red para las mujeres contra la violencia doméstica, en donde se les brinda ayuda. Sin embargo, es importante apoyar desde la familia a estas mujeres para evitar que se llegue a casos de violencia y hasta la muerte, pues hay hombres obsesivos que no soportan la idea de que las mujeres los dejen.

La joven que labora en el departamento de aseo de este centro, actualmente está estable, mientras que la Dirección Médica asegura que reforzarán la vigilancia en el nosocomio.

Roberto Gómez, director médico del hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, dijo que ellos van a reforzar la seguridad en este centro médico y hasta se van a cambiar los horarios de visita, y los vehículos que nada tienen que ver con el hospital o los que allí laboran o se atienden, serán sacados por el tránsito con grúa.

En cuanto a la seguridad, aceptó que falta personal, pero dijo que esto depende del nivel nacional, pero que se buscan alternativas para que no se repitan estos actos violentos dentro o fuera del recinto hospitalario.

Para los penonomeños se trata de un hecho lamentable y sí es bueno que se regule la entrada al hospital para evitar asaltos, golpes y hasta muertos.

Efraín Flores tiene un familiar en el hospital y asegura que debe haber más seguridad, porque hay pacientes delicados y si entra cualquier loco a atacar a alguien, es peligroso para todos los que están cerca y es por ello que hay que vigilar quién entra al nosocomio.

Se iba a suicidar

  • El hombre permanece recluido en el Cuarto de Urgencias del hospital, donde es custodiado por dos unidades policiales.
  • Gracias a una técnica de enfermería que golpeó al agresor, ahora la joven de 31 años agredida está con vida.
Block title
Block content
Block title
Block content