Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Los robots se toman un pueblo de Londres en medio de la pandemia

"No se pueden hacer compras grandes. No hacen entregas de las tiendas", dijeron algunos de los residentes.

Por: Redacción / Web -

La ciudad de Milton Keynes en Londres, Inglaterra, se ha vuelto llamativa en los últimos días, esto debido a que en sus calles solo se ven robots circulando, porque nadie quiere contagiarse de coronavirus. 

MÁS INFORMACIÓN: AQUÍ

Publicidad

Dos años antes de la pandemia, una empresa emergente llamada Starship Technologies desplegó una flotilla de robots rodantes para hacer entregas en la pequeña ciudad, ubicada a unos 80 kilómetros al noroeste de Londres.

Los robots de seis ruedas trasladaban las compras de los supermercados y los pedidos de comida a las casas y oficinas. Tras la propagación del coronavirus , Starship hizo que la flotilla se concentrara aún más en las entregas de víveres a domicilio. Los lugareños como Emma Maslin pudieron comprar de la tienda de la esquina sin tener ningún tipo de contacto humano.

La utilidad repentina de los robots para la gente que se queda en casa es una muestra prometedora de las posibilidades de las máquinas en un futuro, al menos en condiciones ideales. Milton Keynes , con una población de 270.000 habitantes y una gran red de ciclovías, es perfecta para los robots rodantes . En las últimas semanas la demanda ha sido tan alta que algunos residentes han intentado programar su entrega durante días.

En años recientes ha habido empresas desde Silicon Valley hasta Somerville, Massachusetts, que han invertido miles de millones de dólares en el desarrollo de todo, desde vehículos autónomos hasta robots para almacenes. La tecnología está mejorando a pasos agigantados. Los robots pueden ayudar con las entregas, el transporte, el reciclaje y la manufactura.

Sin embargo, incluso las tareas más sencillas , como la entrega robótica de productos a domicilio, siguen enfrentando dificultades técnicas y logísticas . Por ejemplo, los robots de Milton Keynes no pueden llevar más de dos bolsas del supermercado .

"No se pueden hacer compras grandes. No hacen entregas de las supertiendas", dijeron algunos de los residentes. 

Lo cierto es que esta modalidad ha llamado mucho la atención y los ha ayudado a mantenerse aislados, para evitar contagios del coronavirus.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content