Después de un matrimonio tormentoso, todo es felicidad

La actriz confiesa que pasó por un matrimonio de constantes peleas, infidelidades y jaloneos.

Redacción
Web

A un año de casada con Emiliano Salinas, la actriz Ludwika Paleta cuenta que quiere otro hijo y define su matrimonio como exitoso. "Definiría a mi matrimonio como exitoso y feliz. Es de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, junto con la de tener a mi hijo Nicolás. Con Emiliano volvería a casarme mil veces si me lo pidiera".

A los 20 años, Ludwika se convirtió en madre de Nicolás. Entonces estaba casada con Plutarco Haza, de quien se divorció después de nueve años de matrimonio, entre escándalos de supuestas infidelidades. "Yo venía de relaciones tormentosas, donde había gritos, peleas, jaloneos y enganches. Emiliano y yo nunca peleamos, con él tengo todo lo que pensé que no podía tener", dice la actriz, que en junio regresa al cine con el estreno de Volando bajo.

En entrevista, la actriz expresa que "el secreto" de su matrimonio es no engancharse el uno con el otro. "Es que no nos enganchamos el uno con el otro, sabemos qué es lo importante y las pequeñas diferencias nunca pasan de ahí". Y al preguntarle de esos hábitos molestos que pueden afectar las relaciones de pareja, confiesa que es ella quien comete esa falta común de dejar la pasta de dientes destapada y, aun eso, es motivo de risas entre su esposo y ella.