Block title
Block content
Block title
Block content

‘Mano de Piedra’, emocionante y conmovedor

Por: José I. Huertas F. / VIVA -

Narrar la historia de una persona es complicado y más difícil si todavía vive, pero la noche del lunes, un elenco de 38 actores remontó a cientos de personas a la vida del boxeador Roberto Durán, en la obra "Manos de Piedra, un KO. Musical", la cual se realiza hasta el 11, en el Teatro Balboa.

Alrededor de las 6:30 p.m., los invitados empezaron a llegar, la sala estaba repleta, de personas que, con ansias, estaban a la expectativa de lo que se presentaría.

Apenas se escuchó la tercera llamada, a las 8:22 p.m. se abrió el telón al son de salsa y se apreció un "ring" en medio del escenario, una escenografía que transportaba al popular barrio de El Chorrillo, seguido de la salida de un cuerpo de baile y actores maravillosos.

La historia del "Cholo" se inicia desde su infancia cuando era un vendedor de periódico donde vivió en El Chorrillo, compartiendo siempre con su gente, pero siempre teniendo presente su gran sueño: "llegar a ser campeón mundial de boxeo". Mientras va pasando la obra, también se presentan momentos históricos que fueron un hito, no solo en la vida de Durán, sino de nuestra historia patria, como lo fue su pelea con Ken Buchanan el 26 de junio de 1972, el combate con Sugar Ray Leonard el 20 de junio de 1980 y su segunda pelea con este mismo, la cual no se dio, pues decidió retirarse del boxeo.

Una montaña rusa de sentimientos se vivía en el teatro y miradas fijadas hacia la tarima viendo el desempeño del cuerpo de trabajo, y hasta el mismo "Cholo" lloró en varios momentos. No solo había personas que vivieron la época de "Mano de Piedra", sino nuevas generaciones que describieron el musical como emocionante y conmovedor. Refiriéndonos a lo conmovedor, fueron dos momentos de clímax en medio de la dramaturgia: el primero la muerte inesperada del carismático Chaflán, quien era un fiel amigo de Roberto Durán; y el segundo, la llegada de nuestro campeón a Panamá, tras salir de su país al momento de su decisión de no volver al "ring", y varios panameños se daban lugar en su residencia para escribir improperios y tirar botellas. Ambos momentos, contaron con la interpretación soberbia de Karen Peralta del tema "Sueña Roberto", que compuso el reconocido compositor Omar Alfanno, letra que de principio a fin infunde un gran mensaje del legado que sigue dejando Roberto "Mano de Piedra" Durán.

Fueron dos horas y media cargadas de entusiasmo, en las que prevalecen los valores que tiene nuestro campeón, como lo son la humildad, su don de gente y desprendido por los demás sin pensar en él, pero todo se puede resumir en que ser panameños, más que un orgullo, es un privilegio por contar con una gran gloria del boxeo que hoy día forma parte del Salón de la Fama.

Block title
Block content
Block title
Block content