Sabías que hay partes del cuerpo que no sirven

Según estudios, algunas partes del organismo solo son útiles hasta la pubertad, después de esta etapa no realizan ninguna función.

Redacción
Web

Algunas partes del cuerpo como el apéndice, las muelas del juicio o el coxis son vestigios de antiguos órganos que la evolución ha desechado y por tanto resultan inútiles e inservibles.

Siempre se ha escuchado que el cuerpo humano es una creación perfecta, donde cada pieza es importante, pero para loscientíficos  eso no es del todo cierto, pues existen diversas partes que no tienen funciones, por lo que podríamos vivir sin ellas.

Un ejemplo de ello son los músculos extrínsecos del pabellón auricular, que permiten a algunas personas mover las orejas o el conjunto de costillas heredadas de los reptiles que posee menos del 1% de la población en su cuello son otros restos de la evolución que se ha quedado anclada en algunos seres humanos.

Sin embargo, no hay que olvidar que algunos de estos elementos del cuerpo desempeñan un importante papel en la respuesta inmunitaria del organismo, sobre todo en el periodo comprendido entre la gestación y la pubertad. Es a partir de ahí cuando comienzan a atrofiarse y se convierten en órganos inservibles.

Apéndice. Contiene una gran cantidad de tejido linfoide, que constituye una importante defensa contra la mayoría de las infecciones locales. Su ubicación determina, en parte, los síntomas que puede producir la apendicitis aguda.

Adenoides. Forman parte del mecanismo de defensa contra las infecciones de las vías respiratorias superiores. Se encuentran en la parte posterior del conducto nasal. Crecen durante la infancia y frenan su desarrollo en la pubertad, pero en algunos niños siguen creciendo y pueden dar lugar a infecciones. Entonces deben ser extraídos.

Amígdalas. Son dos masas ovaladas compuestas de ejido linfoide, localizadas una a cada lado de la parte posterior de la garganta. Su función es la misma que la de los adenoides: proteger contra posibles infecciones. Las amígdalas van creciendo desde el nacimiento hasta los siete años de edad y luego se atrofian. La amigdalitis es una infección muy frecuente en la infancia.

Timo. Situado en la parte posterior del tórax, tras el esternón, se compone de dos lóbulos unidos por detrás de la tráquea. Desempeña un importante papel inmunitario desde la duodécima semana de gestación hasta la pubertad, cuando empieza a debilitarse. Los tejidos linfoides y epiteliales son sustituidos por grasa, pero puede quedar tejido glandular hasta la mediana edad.

Bazo. Es un órgano linfoide de la parte alta del abdomen, que pesa entre 150 y 180 gramos en los adultos. Participa en la destrucción de los glóbulos rojos y también tiene una función defensiva. Sin embargo, se puede hacer una vida normal sin él. Enfermedades como la tuberculosis, la malaria, la leucemia y la anemia hemolítica lo hacen aumentar de volumen y obligan a extirparlo.