Se encuentra usted aquí

Block title
Block title
Block content

La especialista

Por: -

La especialista

Chuzo, las apariencias engañan y hay mujeres que nos hacen sentir como idiotas. Conocí a Michell en una disco donde, según creí yo, nos hicimos buenas amigas desde la primera vez. La verdad que no perdimos el tiempo, usted sabe que la perdición del chombo es la carne blanca, y esta sudamericana estaba completa porque además tiene la cara bonita de muñeca preciosa. Bailamos y chupamos toda la noche, en la madrugada era evidente que queríamos una cama con urgencia para quitarnos las ganas. Así que, poco antes de que saliera el sol, nos montamos en mi nave y fuimos rumbo a la vía láctea en Transístmica.

Bien templa’o

Mientras tanto le iba dando dedo y ella jugaba con la palanca de cambios, pero no de mi carro. Cuando llegamos al “push botton”, casi estábamos encueros. Le quité el panty y me lo puse en la cara, de hecho ya estaba mojadito como su panocha. En cuanto al mejor amigo del hombre, que no es el canino, estaba más templado que Puttin cuando le chocó la mano a Trump. Lo tenía tan tieso que se me iba a explotar la cabeza. Ella me negó el acceso entre sus hermosas y rosadas piernas, y en cambio se lo metió todo en la boca, y digo todo, no me puedo dejar de asombrar porque mi pene es de 10 pulgadas y varios centímetros más, arma reglamentaria de todo buen chombo, creí que esa boquita se iba a rajar como el Wason de Batman.

Toda una maestra

La guial es una maestra del mame. Chupa el palo enceba'o con una delicadeza y fuerza a la vez que no pude contener mi primera eyaculación de la noche y fue de fuegos artificiales. Ella no desperdició nada y se tomó toda mi vitamina para fortalecer su dieta con todo ese hierro. Ya a esas alturas yo estaba seguro de que me había metido en la cueva de una devoradora de hombres. Me volvió a dar otra chupada que aunque no perdí la erección en ningún momento, me puso al borde de mi segunda andanada de vitaminas frescas, pero esta vez ella simplemente se subió y me lo arropó hasta las pelotas.

Las apariencias engañan

Yo estaba lleno de ilusiones y ya la veía como la madre de mis hijos y la mujer de mi vida. Después me enteré de que trabajó en un prostíbulo de Carrasquilla donde era considerada una artista limpiando rifles. Es cierto que las apariencias engañan.

Block title
Block content
Block title
Block content

Empieza y termina el día informado.

Regístrate para recibir nuestro Boletín del día.
critica
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title