Por: Redacción -

El danés Lars Ytting Bak (Lotto-Belisol) atacó en los últimos mil metros en el grupo de escapados que animaron la jornada y se impuso en la duodécima etapa del Giro, entre Seravezza y Sestri Levante, de 155 kilómetros, en la que el español Joaquín "Purito" Rodríguez mantuvo la maglia rosa.

Bak atacó en el último kilómetro dentro del grupo de los 9 escapados que abrieron carrera desde el kilómetro 65, y de su valentía nació la victoria más importante desde su debut profesional en 2002. Se presentó en la meta de Génova con un tiempo de 3h.58.44.

Publicidad

Sobre la etapa, Rodríguez manifestó que esperaba encontrarse con una carrera "más difícil". "Nosotros tenemos la camiseta y obviamente los otros equipos nos dejaron toda la responsabilidad de la carrera. De hecho, después de 120 kilómetros se decidió no forzar demasiado".