Cariocas van por la Copa Confederaciones

Uruguay perdió en Belo Horizonte pero demostró que la garra charrúa está viva.

Brasil
AP


En Belo Horizonte se vivió un primer tiempo intenso físicamente hablando, con pocas llegadas de riesgo, poca elaboración de juego. La marca fuerte en el medio campo, aisló a  Neymar por el lado de Brasil y de Cavani por el lado de Uruguay.

Solo fue hasta al minuto trece, en un cobro de esquina a favor del equipo charrúa que se dio una posibilidad real de abrir el marcador. Penal a favor de Uruguay, David Luiz, defensa del equipo local, cometió  falta sobre Diego Lugano y Enrique Osses, juez del partido, no dudó en llevarse el silbato a la boca.

Diego Forlán, insignia del equipo uruguayo, tomó el balón y cobró a ras de pasto  a la mano izquierda de  Julio César; era gol, pero el otrora mejor arquero del mundo, evitó la caída de su arco y ahogó el grito de gol de la celeste.

Tras la atajada, el partido no perdió intensidad, Brasil trató de dominar las acciones del partido pero Uruguay con un fuerte bloque defensivo propulsado por la garra charrúa, no hizo fácil el trabajo de los dirigidos por Luiz Felipe Scolari.

El primer gol del partido llegó al minuto 41, los protagonistas: Neymar y Fred, el hombre que finalmente empujó el balón hasta el fondo de la red.

Jugada que empezó Neymar, nuevo jugador del Barcelona, por el sector izquierdo, aceleró el juego, llegó hasta al fondo tras un pase de Marcelo y tiró el centro que Muslera, arquero de Uruguay, rechazó a medias, el balón quedó bailando en el área y con un remate morido, Fered abrió el marcador del partido y cobró el desperdicio de Forlán en el arco auriverde. Frase de cajón: el que no los hace...

Brasileños y uruguayos reeditan un clásico del fútbol suramericano por las semifinales del torneo matizado por las protestas sociales que sacuden a Brasil desde hace dos semanas.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.