Block title
Block content
Block title
Block content

Chapman: el misil que quiere acabar las mayores

Por: Humberto Cornejo O. -

Este cubano es la nueva joya del pitcheo, el lanzador del momento, y uno de los más temidos por los bateadores por su gran velocidad .

Publicidad

El gran Caribe, de aguas verdes azuladas y llena de bendiciones. Casa de muchos peloteros que sueñan en un momento de sus vidas llegar a las Grandes Ligas y ayudar a sus familias que en su momentos dejaron atrás.

En esta ocasión, es la historia de otro hijo de esta región, que está dejando a todos con la boca abierta por su talento y que ha deslumbrado por su velocidad al mejor béisbol del mundo.

Hablamos del cubano Aroldis Chapman, la nueva sensación de las Gran Carpa, al tirar los envíos más veloces de la actualidad. No obstante, sus inicios todo no fueron tan felices.

El originario de Holguín, provincia ubicada en el oriente de la isla, con una población de más de un millón de habitantes, en su primer intento de deserción de la isla falló en 2008, por lo que el presidente cubano Raúl Castro lo suspendió de la Serie Nacional y de la selección. Por eso, no pudo participar en los Juegos Olímpicos de Beijing, China.

Pero un año más tarde, el 1 de julio de 2009, este zurdo logró su objetivo cuando se encontraba con la selección en Rotterdam, Holanda, disputando el World Pot Torunament. El escape fue de película, ya que Chapman salió por la puerta principal del hotel en el que se hospedaba el equipo, entró en un automóvil de un conocido y finalmente se radicó en Armenia donde avisó a las mayores que era agente libre.

Después del interés de muchas organizaciones, incluyendo a los Yanquis, Chapman llegó a un acuerdo, el 10 de enero de 2010, con la organización de los Rojos de Cincinnati. Este conjunto anunció que la firma había sido por seis años y 30,250,000 dólares y un bono de 16 millones por firmar.

Su carrera

Aroldis, antes de realizar su sueño de jugar en la pelota rentada en los Estados Unidos, ya tenía cuatro temporadas en la Serie Nacional cubana, donde debutó en la temporada 2005-06, a la edad de 17 años, con el equipo de los Sabuesos de Holguín.

En su paso por la selección cubana, ganó las medallas de oro en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro en 2007 y la de plata en el Mundial de Béisbol.

En esta corta trayectoria, acumulaba marca de 24-19, con efectividad de 3.74 y 365 ponches, en 328 episodios de labor.

Ya en la ligas menores, inicio su carrera en la clase AAA, con el equipo Louisville Bats y registró marca de 9-6, efectividad de 3.57, ocho salvados y 125 ponches, en 95.2 entradas. Alternando entre el rol de abridor y relevo.

Durante su estadía en la sucursal también dejó huellas al hacer un envío a 105 millas.

La prueba de fuego llegó el 31 de agosto de 2011, al ponchar a tres de su rivales. A pesar de eso quedó claro su descontrol digno de su velocidad, su slider no está en strike y su recta tiende a ser chata, razones por las que fue bateado con contundencia.

Un punto a favor del holguinero es el hecho de haber subido como relevista, lo que sólo le da un chance a cada bateador de enfrentarlo, con lo que no hay ajuste posible, dándole con ello una ventaja adicional a su gran talento, en el momento en que los Rojos están jugando mejor y han logrado ampliar su ventaja sobre los Cardenales a 8 juegos de diferencia con menos de un mes por jugar.

Su familia

Un vasto océano lo separa de su país natal y de su familia, la cual tuvo que dejar para mejorar sus días.

Chapman desertó, dejó su padre, madre, dos hermanas, a su novia Raidelmis Santiestelas Mendoza y el recién nacido bebé Ashanti Brianna.

Chapman hizo un envió que se marcó de manera extraoficial a 106 millas, el 18 de abril de 2011.

Block title
Block content
Block title
Block content