Contador calentó el Tour

El Tour parecía sentenciado, asfixiado por el poderío de Chris Froome, hasta que un abanico provocado por el Saxo le devolvió la vida. Alberto Contador, que antes

Francia / EFE

El Tour parecía sentenciado, asfixiado por el poderío de Chris Froome, hasta que un abanico provocado por el Saxo le devolvió la vida. Alberto Contador, que antes del inicio de la prueba partía como el principal rival de Froome, recuperó 1:09 minutos y dio aire a un Tour que hasta solo hablaba inglés.

Abanico es sinónimo de viento, que fue el protagonista de la etapa 13, que devolvió expectación al Tour, acabó con las opciones de Alejandro Valverde, hasta ayer segundo de la general, y acercó a Contador y al holandés Bauke Mollema al maillot amarillo. Todo en medio del viento que sopló en el valle del Loira.

Antes, el viento había condenado a Valverde, víctima de una avería mecánica en el peor momento, cuando el pelotón rodaba a toda velocidad impulsado por el Omega en busca de la victoria de Mark Cavendish que ayer logró su victoria 25 de etapa. Viento en contra para el murciano que se dejó casi 10 minutos y toda opción de subir al podio.

“Saxo hizo una gran carrera y también el Omega de (Mark) Cavendish. Está claro que el Tour no se acaba hasta que se llega a París”, afirmó Froome. “Era un día muy difícil, con el viento, hay muchos nervios estos días, espero que la cosa sea diferente el domingo en el Mont Ventoux”, dijo.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.