Contador se echó una ojeada a la quinta etapa

El español Alberto Contador reconoció ayer los tramos de adoquines que deberá afrontar durante la quinta etapa del próximo Tour de Francia, entre Ypres y Arenberg Porte

París París

El español Alberto Contador reconoció ayer los tramos de adoquines que deberá afrontar durante la quinta etapa del próximo Tour de Francia, entre Ypres y Arenberg Porte du Hainaut, un paso difícil en el que las caídas y los cortes pueden marcar la primera semana de la ronda gala.

El ciclista madrileño comenzó la jornada en Ypres, desde donde en coche se dirigió a Gruson, escenario del primero de los nueve tramos de adoquines que deberá afrontar el próximo 9 de julio.

En ese punto se subió a la bicicleta y, junto con uno de los directores deportivos del equipo Tinkoff-Saxo, Steven de Jongh, recorrió el resto de la etapa a dos ruedas.