Cuenta Máxima

Por: Humberto Cornejo O. -

El campeonato nacional de béisbol es cuna de mucha historia, que ve nacer a nuestros mejores peloteros que triunfan en el extranjero; es un baluarte que debemos cuidar y proteger.

El tema del dopaje es un gran enemigo del deporte mundial, y nuestro béisbol no está exento de esta realidad.

El béisbol panameño ha demostrado año tras año que es noble y puro, pero hay que cuidarlo para evitar que nuestros atletas caigan en esta tentación.

Bien lo dijo el doctor Saúl Saucedo al expresar que se debe evitar en gran manera que nuestros peloteros caigan en esta práctica, ya que va en contra de su misma persona, al afectar su organismo.

Recordemos que el dopaje implica un asunto moral, donde la única persona afectada es el mismo atleta.

Todos aquellos que han incurrido en esta práctica intentan tomar un atajo a la gloria, sin darse cuenta que lo único que dañan es su imagen frente a sus fanáticos, sus patrocinadores y familiares que confían en él, y lo más triste del caso es que cuando sus carreras llegan a su fin es cuando verdaderamente se ven secuelas de su propio engaño: malos humores, cáncer, tumores, cambios en su personalidad, etc.

La Fedebeis explicó que han realizado 20 exámenes de dopaje, pero de esto la prensa no conoce nada porque nunca se nos envían informes sobre los resultados y a quiénes se les hacen las pruebas.

Este silencio obviamente despierta el morbo de los malpensados, porque el dopaje es un tema tabú que se alimenta con la falta de información.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.