Llegó su majestad

Por: Fermín Estribí -

Las novenas de Los Santos y Panamá Oeste comenzaron con el pie derecho su participación en el Campeonato Nacional de Béisbol Juvenil.

La tropa santeña venció anoche 11-1 a Bocas del Toro, en partido disputado en el Estadio Olmedo Solé. Por su parte, los Vaqueros de Panamá Oeste vencieron, en el Roberto Mariano Bula, a Colón por 7-2.

Publicidad

Los partidos entre Chiriquí y Chiriquí Occidente, y Panamá Metro y Coclé no se disputaron, porque los campos no estaban en condiciones debido a la lluvia.

Horas antes, los fuegos artificiales anunciaban que la fiesta del verano daba inicio. El deporte preferido de los panameños, el béisbol, es el deporte inmaculado que todos los años hace que un país lo apoye y abarrote los estadios.

Las largas filas del estadio Omar Torrijos de Santiago lo confirmaban, todos querían ver cómo sus campeones saltaban al terreno y defendían su título logrado el año pasado. Solo se escuchaban las voces de los policías, que ordenaban la apertura de todas las puertas del coliseo. Y no se equivocaron, al tener más de tres mil almas antes de la ceremonia de inauguración, la cual se dilató, cosa que causó la molestia de algunos espectadores. Los minutos pasaban y no se sabía nada. De repente, el presidente electo de la Federación Panameña de Béisbol (Fedebeis), Wigberto Quintero, y el director de Pandeportes, Rubén Cárdenas, dieron inicio al acto protocolar.

El sacerdote Pedro González dio gracias al Creador por brindar una noche perfecta para que estos jóvenes pudieran brindar un espectáculo. Seguidamente, el presidente de la federación manifestó su agrado y sorpresa al ver el estadio abarrotado.

Pero todo estaba en silencio hasta que se mencionó el nombre de Rubén Tejada, primer veragüense en llegar a las Grandes Ligas, al ser ovacionado por sus coterráneos.

Los bailes y la música alegraban el ambiente. Mientras, el público seguía entrando y la fiesta comenzaba. Todos estaban bien identificados con sus equipos, listos para las palabras de