Mexicanos tienen la herida abierta

El triunfo de Panamá sobre México (2-1), en el primer partido de esta Copa Oro es una herida que aún no sana en el corazón de los jugadores de la selección azteca.

Víctor Bárcenas / Crítica

El triunfo de Panamá sobre México (2-1), en el primer partido de esta Copa Oro es una herida que aún no sana en el corazón de los jugadores de la selección azteca.

El delantero del Tri Rafael Márquez Lugo comentó a los medios mexicanos que el duelo de mañana ante Panamá, será la semifinal que ellos han estado esperando, pues, deja entrever, que estos dos equipos tiene cuentas por saldar.

La Roja venció a México, por primera vez en su historia, con dos goles de Gabriel Torres, una espina que no pueden sacar de su orgullo, los norteamericanos.

“¡Qué bueno que nos toque Panamá (en semifinales)! " exclamó el artillero de las Chivas de Guadalajara. Aunque más tarde advirtió que la Roja "es un rival de cuidado, que por algo está en las semifinales también, nos va a exigir muchísimo, pero tampoco se va a encontrar el México que se encontró en la primera fase”.

Márquez Lugo quitó méritos al triunfo canalero de la primera ronda, al asegurar  que su derrota se debió a que México hizo un partido muy malo y no a las virtudes que mostraron los elementos istmeños aquella noche.

“Jugar un partido como el que jugamos en la primera ronda es imposible porque fue muy malo de todos los que estuvimos en la cancha”, recordó.

El artillero concluyó asegurando que el partido de mañana, en el Cowboy Stadium de Dallas, no tendrá nada de parecido al primero de estos equipos en este torneo, pues México ha crecido mucho desde aquel día.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.