México y su juego de karate

Lo decía antes del juego, que el arbitraje era algo que me preocupaba en el partido de semifinales de la Copa Oro entre Panamá y México. “Que

Jaime A. Chávez Rivera / Periodista

Lo decía antes del juego, que el arbitraje era algo que me preocupaba en el partido de semifinales de la Copa Oro entre Panamá y México. “Que el mismo debía estar a la altura”, pero he visto que se quedó en el sótano.

No se puede negar que los mexicanos cuentan con una liga años luz de distancia en comparación con nuestra LPF, y por eso creo que no necesitan ayuda extra para salir adelante con su selección.

A la Roja sus méritos por llegar a la última fase. “Al césar lo que es del césar”, lo hicieron en buena lid y son merecedores de estar por segunda ocasión en una gran final de la Copa Oro.

Pero veamos más allá el arbitraje muy pobre del jamaiquino Courtney Campbell o dicho en otras palabras, “dudoso”.

Aunque parezca irrisorio, el equipo que jugó a la “estrategia del karate” fue México, dicho en otras palabras, dando puño y patadas en la cancha. Las mismas fueron claras, evidentes en reiteradas ocasiones, pero Campbell las pasó por alto.

Este México se quedó cortó, su repetida jugada de pasar el balón por arriba de la defensa para querer sorprender era notoria y se predecía.

México parecía carnicero: Alberto Quintero, Gabriel Torres y Blas Pérez fueron los más perjudicados.

Pero viene la final Copa Oro, entre Panamá y Estados Unidos como en el año 2005, es la lucha de David contra Goliat, por eso digo a la Concacaf que pongan un árbitro que no regale nada, pero que tampoco quite, esperemos a ver el domingo.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.