No silencien la esperanza

Por: Roberto Acuña [email protected] -

La selección de Panamá, cuestionada por su inconstante rendimiento, saldrá esta noche a la cancha del Sporting Park, en Kansas City, con la obligación de imponerse a uno de los grandes favoritos para adjudicarse la Copa Oro, Estados Unidos.

Un triunfo frente a los guiados por Jürgen Klinsmann le aseguraría a los istmeños el segundo lugar del Grupo A, pero el panorama se torna sombrío cuando se recurre a las estadísticas, que arrojan un saldo negativo para la Roja cuando de encarar a los norteamericanos se trata. En 14 enfrentamientos, dos empates y un solo triunfo es lo más que le ha sacado Panamá al equipo de las Barras y las Estrellas. Sus demás duelos los cuenta por derrotas.

Publicidad

Un empate o una caída hoy, dejarían a la selección que dirige Hernán Darío "El Bolillo" Gómez a merced de lo que pueda ocurrir en otros partidos.

Dicha única victoria se dio precisamente el 11 de junio de 2011, en el marco de este mismo torneo, cuando los comandados en aquel entonces por Julio Dely Valdés sacaron un marcador favorable de 2-1 en la ronda de grupo. Un autogol de Clarence Goodson, y un penal cobrado por "Gavilán" Gómez dieron los tres puntos a los istmeños.

Esta misión no es imposible, pero las dificultades de la Roja para cerrar los partidos han instalado el pesimismo en las mentes de muchos aficionados, cansados de ver a los suyos ceder casi siempre en el último cuarto de hora, como ocurrió contra Haití (1-1) y luego, ante Honduras (1-1).

Una eliminación en la etapa de grupo resultaría un golpe anímico duro, ya que en las cinco ediciones anteriores Panamá se ha instalado, mínimo, en cuartos de final, además de disputar las finales de 2005 y 2013, ambas perdidas frente al rival de hoy. Y también sería decirle adiós a la Copa América Centenario de 2016, a la que dirigentes de la Fepafut han dicho que mueren por estar, aunque el técnico colombiano insista en arengar que su mente está puesta en clasificar al Mundial Rusia 2018.

Estados Unidos trae malos recuerdos, y el peor de todos data de octubre de 2013 cuando nos volteó el marcador en el Rommel Fernández en la agonía del encuentro para imponerse 3-2 y dejarnos sin repechaje al Mundial Brasil 2014.