Rousey, ‘brutal y despiadada’ en el octágono

Por: Redacción Tomado de Abc.es -

Ronda Rousey se ha ganado, pelea tras pelea, el título honorífico de "deportista más dominante del planeta". La californiana destrozó en su última pelea a la brasileña Bethe Correia en 34 segundos, demostrando que ni siquiera una luchadora que se presentaba con un récord de nueve victorias y ninguna derrota es un obstáculo en su imparable carrera.

La estadounidense no conoce la derrota en doce presentaciones. El dato es el tiempo que ha empleado en su docena de citas sobre la lona para alcanzar la fama que disfruta.

Este sábado, en Río de Janeiro ante la local Correia, Rousey zanjó el combate con un KO en poco más de medio minuto. La brasileña se presentaba como una dura rival, pues tampoco conocía la derrota, pero después de cometer el error de "enfadar" a la norteamericana con unas declaraciones previas.

No es necesario enfadar a Rousey para ver lo brutal y despiadada que puede ser en el octágono. De hecho, que sus combates duren menos de un minuto es habitual. Solo tres de ellos superaron los 60 segundos, y uno de ellos por muy poco, y solo en una ocasión la estadounidense no resolvió la pelea en el primer asalto.

Su récord está en los 14 segundos que tardó en derrotar a Cat Zingano, también en 2015, mientras que la pelea que más "se le atragantó" tuvo lugar dos años antes frente Liz Carmouche, con casi 5 minutos. En total, sumando las doce peleas de su carrera, Rousey apenas rebasa los 15 minutos de pelea efectiva.