Saluden al campeón

Por: Barcelona -

El Barcelona se proclamó matemáticamente campeón de la Liga 2010-2011 al sumar en su visita al Levante el punto que le faltaba, en un partido de guante blanco y sin tensión, ya que su rival también dio por buena la igualada (1-1), lograda por el ecuatoriano Felipe Caicedo, en su lucha por la permanencia.

El partido no se jugó sobre el césped del estadio levantinista, sino sobre la tabla de clasificación y para ambos equipos fue un buen negocio el resultado final conseguido sobre ese tapete.

El Barcelona controló el juego durante todo el encuentro frente a un Levante agazapado en su parcela, que esperaba encontrar sus opciones al contragolpe. Sin embargo, el equipo catalán estuvo en ataque mucho menos preciso que de costumbre y el Levante nunca renunció a mantener sus precauciones.

En suma, el Barcelona apenas llegó a la meta del rival y el Levante apenas salió de su parcela. Ninguno de los dos equipos pareció estar incómodo con el rol que le correspondió en un partido que olió a empate desde el principio.

El primer rondo del Barcelona duró media hora. Solo se vio interrumpido por algún robo esporádico de balón del rival y por centros imprecisos de los jugadores del equipo visitante cuando se acercaban al área del Levante.

La última acción de esa larga posesión de balón del Barcelona fue un centro de Xavi que, en un remate de cabeza espectacular, Keita convirtió en gol.

Solo a partir de ese momento apareció el equipo local, que incrementó su presencia en el encuentro y que en un gran error de Piqué y Valdés, impropio de jugadores de tanta calidad y tan compenetrados, fue aprovechado por Caicedo para poner el empate a uno en el marcador antes de que el partido llegara al descanso.

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.